Galicia queda a deber raya a Bruselas

Las cuatro toneladas de la variedad mosaico autorizadas para este año no dan para compensar la sobrepesca y pagar la multa por haber capturado de más


redacción / la voz

Galicia se ha pasado de la raya en las Rías Baixas. Ha superado de largo y por mucho la cantidad que tenía autorizada a pescar de la variedad mosaico (Raja undulata). Y no solo el año pasado. Según los recuentos del Ministerio de Agricultura y Pesca, también rebasó la cuota de la especie en el 2018 y el 2019. Ha capturado tanta por encima de lo permitido que incluso ha quedado a deber a Bruselas. Así es que, este año, a no ser que se pueda remediar con un intercambio con otros países, no se podrá pescar raya mosaico en la zona IXa -desde Fisterra al golfo de Cádiz-. «A pesqueira xa non chegou a abrir», explica José Antonio Pérez, presidente de la Federación Galega de Confrarías.

Ocurre que en el Consejo de Ministros de Pesca celebrado en el mes de diciembre del año pasado se aprobó un total admisible de capturas (TAC) para el ámbito de las Rías Baixas gallegas de cuatro toneladas, pero como el año anterior «se pescaron cinco de máis e se nos impuxo unha sanción de dúas toneladas, xa non nos quedan posibilidades de pesca». Es más, «aínda lle quedamos a deber», apostilla. Eso es al menos lo que, según Pérez, les trasladaron las autoridades pesqueras cuando les pidieron explicaciones por no haber podido iniciar la campaña.

Para la bajura gallega saber que no podían capturar raya mosaico fue toda una sorpresa en su día, pues desconocían por completo la existencia de esa sobrepesca. «A nós ninguén nos dixera nada», apunta el presidente de las cofradías gallegas. Y eso que el rebasamiento es importante. Fuentes del ministerio apuntan que las capturas de más de los tres últimos ejercicio suman un total de ocho toneladas. No obstante, explicaron a este periódico que las penalizaciones no están fijadas todavía y apuntan a que «dependerá de la evolución del TAC en el futuro para aplicar dichas deducciones, respecto al margen de la cuota española».

La santiaguesa puede pescarse

Así las cosas, todas las rayas mosaico que se capturen de Fisterra hasta el Miño tendrán que ser liberadas. Se podrán pescar los ejemplares de santiaguesa (Leucoraja naevus). Para esas se había habilitado un TAC provisional, como todos los que están pendientes de la negociación de Bruselas con Londres. 

Madrid fija topes semanales por barco para la especie hasta julio

Cuando en diciembre pasado la UE decidió empezar el primer trimestre del año autorizando la captura de un 25 % del TAC del 2020, la cantidad de raya (santiaguesa y otras, excepto la mosaico) era tan escasa -368 toneladas- que incluso el Gobierno renunció a reservarse el 2 % del cupo para cubrirse las espaldas por si se pasaba de la raya. Pero ahora ya está marcado el tope definitivo, y ya ha hecho ese descuento de cuota, además de fijar máximos semanales por segmento de flota, para evitar la pesca por encima de lo marcado. El TAC para toda la UE es de 4.749 toneladas, de las que 1.472 corresponden a España, según la resolución publicada esta semana en el Boletín Oficial del Estado. Tras deducir el 2 % de reserva, quedan, para todo este año, 1.442,56 toneladas. Es el cupo tanto para la zona VIIIc como para la IXa -del golfo de Vizcaya al de Cádiz-, por lo que habrá que medirse mucho para que no le ocurra a las demás variedades lo que a la mosaico.

Así es que desde el pasado día 1 y hasta el 30 de junio, la flota podrá capturar semanalmente 350 kilos por embarcación si se trata de un buque de arrastre o de palangre de fondo y 200 por barco a la semana si es uno que emplea otro tipo de arte diferente a los anteriores. Entre julio y septiembre se reducirán los topes -300 y 100, respectivamente- para subir en el último trimestre.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Galicia queda a deber raya a Bruselas