Por fin, un verano con sardina en Galicia

Españoles y lusos dispondrán hasta julio de más kilos que en todo el 2020 al autorizar ambos Gobiernos a pescar 21.472 toneladas


redacción / la voz

Después de meses sin dar pistas de lo que cocinaban España y Portugal para la sardina este año, la Secretaría General de Pesca convocó ayer al sector para trasladarle la situación y, sobre todo, las perspectivas para la pesquería. Y por fin son buenas. Tras varios años «de situación precaria en la población de esta especie y de la consiguiente aplicación de importantes limitaciones a sus capturas, las últimas campañas científicas de evaluación vienen observando claros signos de recuperación», apunta el Ministerio de Agricultura en un comunicado. Tanto, que la pesquería arrancará el 1 de mayo -aunque de forma efectiva no lo hará hasta el lunes 3- con una cantidad «cantidad provisional y limitada de capturas», que no concretó en su comunicado, pero detalló después: 21.472 toneladas.

El volumen de capturas permitido en el primer tramo de la temporada es superior a todo lo que se pudo pescar el año pasado, en el que los pescadores portugueses y españoles tuvieron permiso para descargar 19.106 toneladas.

Pero lo mejor no es eso. Es que, en julio, si los resultados de los estudios científicos son alentadores como lo han sido los realizados hasta ahora y el Consejo Internacional para la Exploración del Mar (ICES) aplica la nueva regla de explotación, «previsiblemente se podrá incrementar hasta las 40.000 toneladas», explicaron fuentes próximas al ministerio. Porque durante estos meses de silencio, España y Portugal han estado desarrollando un nuevo plan de gestión para el período 2021-2026. Ese documento incorpora un nuevo método de cálculo de capturas sin amenazar la sostenibilidad del stock y que permite el incremento de las capturas de forma paulatina y según los niveles de biomasa que se vayan identificando. Todo con el objetivo de «asegurar un progreso que permita la plena recuperación de la población de sardina ibérica».

Ahora la decisión está en manos del ICES, que debe validar esa nueva regla de explotación y certificar su carácter precautorio.

«Iba sendo hora de os científicos viran no mar a realidade que nós levamos anos vendo», manifestó Andrés García, portavoz de la Asociación de Armadores de Cerco de Galicia (Acerga), tras conocer unas posibilidades de pesca como no recordaba de años. Con todo, se mostró «moderadamente satisfecho» y, sobre todo, cauto: «Hai que ver cómo van indo as cousas».

El nordés y las campañas

Porque poder llegar a las 40.000 toneladas en el 2021 -de las que España y Portugal se reparten al 33,5 % y 66,5 %, respectivamente- depende del resultado de las campañas científicas que ahora mismo están en marcha en el Cantábrico. Y aunque el sector no duda de lo robusto de la recuperación, no se le escapa que durante toda esta semana, justo cuando los buques oceanográficos están evaluando los pelágicos, manda el nordés, «que non deixa ver o peixe e moito menos a sardiña», dice Andrés García. Así que espera que la climatología no desvirtúe unos resultados que, en condiciones normales, deberían ser exitosos, pues «está o mar cheo de sardiña, e non só en Galicia, senón en todo o Cantábrico».

Independientemente de la cantidad total, lo cierto es que por primera vez en mucho tiempo el cerco del Cantábrico dispone de una cantidad de sardina que no recordaba en mucho tiempo: 4 millones de kilos. Con todo, habrá límites diarios por buque: mil kilo el primer mes de pesquería -500 de xouba- y 1.500 kilos a partir del 1 de junio. La xouba seguirá en los 500 kilos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Por fin, un verano con sardina en Galicia