«Nas granxas modernas escravitude hai pouca»

Juan Pablo López Fernández se formó cursando un Ciclo Superior de Xestión e Organización de Empresas Agropecuarias, estuvo dos meses en Irlanda y otro en Francia viendo cómo se trabajaba y, ahora, con 24 años, ha transformado por completo la ganadería de sus padres en San Juan de Campo (Lugo) con una inversión de 480.000 euros. Dice que el sector lácteo en Galicia «ten moito futuro».


redacción

Juan Pablo López Fernández se formó cursando un Ciclo Superior de Xestión e Organización de Empresas Agropecuarias en la Efa Fonteboa, estuvo dos meses en Irlanda y otro en Francia viendo cómo se trabajaba y, ahora, con 24 años, ha transformado por completo la ganadería de sus padres en San Juan de Campo (Lugo) con una inversión de 480.000 euros. Este joven empresario está convencido de que el sector lácteo en Galicia «ten moito futuro e é rendible». Además, el trabajo ha cambiado mucho: «Escravitude aquí agora hai pouca. Temos un empregado. Traballamos de nove a unha e de sete a oito e media da tarde. As fines de semán vamos turnándonos e temos quince días de vacacións no verán e despois vamos collendo días cando nos fai falla», cuenta.

La clave es entender que una explotación láctea es una empresa: «Hai que analizar custes, gastos, ir reinvertindo ben para non quedar atrás. Hai que pensar que traballas con animais e pode pasar calquer imprevisto». El campo le gusta. Ese es un activo fundamental para todo el que quiera ligar su futuro al sector agroganadero. Lo dice este joven emprendedor que, como explica, gracias a la inversión que ha realizado ha puesto su explotación en la vanguardia de las granjas europeas.

La nueva instalación fue inaugurada hace unos cuatro meses. Ahora el rendimiento por vaca ha crecido hasta los 39 litros diarios de media.
La nueva instalación fue inaugurada hace unos cuatro meses. Ahora el rendimiento por vaca ha crecido hasta los 39 litros diarios de media.

No hay más que ver las tres naves que ha levantado a 600 metros de la instalación original y los dos robots de ordeño Delaval V 300 que ha instalado. «Teñen unha altura de sete metros e unha separación de 1,5 metros polo tellado. Neste momento temos 92 vacas en ordeño e temos 20 novillas máis que trouxemos de Francia. Con elas queremos completar ata as 120 en ordeño», dice.

La explotación antes de la transformación tenía 65 vacas que daban una media de 31 litros de leche al día
La explotación antes de la transformación tenía 65 vacas que daban una media de 31 litros de leche al día

Hace cuatro meses que empezaron a funcionar y ya ve los resultados. «Aínda pagando o crédito gañamos máis que antes». De hecho, sus animales han pasado de producir entre 31 y 32 litros de leche al día a 39. Probablemente por la mejora en las condiciones de bienestar animal al estar, por ejemplo, en un establo con buena ventilación. También ha lograd un mejor precio por su producto. «Estannos pagando 33 céntimos e logo IVA e calidades, son catro céntimos máis que antes. Con ese prezo empezas a funcionar, con menos non», comenta.

Los ganaderos gallegos han dedicado más de 1.200 millones en 10 años para modernizar sus explotaciones

X.R. Alvite

La transformación del sector ganadero gallego es una evidencia. Hay menos granjas que hace una década, pero las que continúan apuestan duro para ser cada vez más competitivas ajustándose a las nuevas normas sanitarias y medioambientales que llegan de Europa. Aunque la mayor parte  tienen créditos pendientes, el sector ganadero es uno de los que tienen una menor tasa de morosidad bancaria.

El sector lácteo gallego ha experimentado una profunda transformación durante los últimos años. Una evolución motivada por la constante modernización de los sistemas productivos, las crecientes exigencias de los mercados y la obligatoriedad de adaptarse a las diferentes normativas sanitarias o medioambientales. También por la innegable vocación de continuidad y la apuesta por seguir creciendo de unos ganaderos que durante la última década han invertido más de 1.200 millones de euros en la mejora de sus negocios.

Aunque resulta imposible precisar con exactitud el volumen al que ascendió la inversión media de cada granja debido, principalmente, a la heterogeneidad del sector productor en la comunidad, el estudio de los balances anuales de varios cientos de explotaciones sí arroja datos lo suficientemente significativos como para permitir un acercamiento bastante aproximado a su realidad. Así, por ejemplo, se calcula que aquellas explotaciones de tamaño intermedio _las que producen entre 300 y 750 toneladas de leche al año_ invirtieron entre 120.000 y 190.000 euros desde el 2009. Algo menos de la mitad de lo que desembolsaron las más dimensionadas, aquellas cuyo volumen de entregas a la industria supera el millón de kilos anuales. Incluso las de menor tamaño, en teoría las que más dificultades tienen para sobrevivir, destinaron a mejorar entre 55.000 y 75.000 euros durante el último decenio.

Seguir leyendo

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
10 votos
Tags
Comentarios

«Nas granxas modernas escravitude hai pouca»