Patrocinado por

¿Por qué «o can da casa» se llama Ney?

GANADERÍA

JOSE MANUEL CASAL

Desde hace doscientos años, los gallegos recurren al nombre del mariscal napoleónico para bautizar a sus perros

15 ago 2019 . Actualizado a las 09:50 h.

Aunque, al contrario de lo que sucede con los humanos, carecemos de estadísticas oficiales de los nombres más habituales de las mascotas gallegas, el testimonio a pie de leira indica que uno de los más frecuentes entre los perros gallegos es Ney. ¿Por qué Ney? La costumbre viene de lejos. De 1809, para ser más precisos, que es cuando el mariscal de Napoleón Michel Ney sufrió en Galicia una de sus más sonadas derrotas. Ocurrió en Pontesampaio (Pontevedra), en la ribera del río Verdugo, donde los guerrilleros españoles hicieron huir al orgulloso militar francés y a sus más de 10.000 hombres. 

Michel Ney, mariscal del Ejército de Napoleón
Michel Ney, mariscal del Ejército de Napoleón

La retirada de Ney de Galicia, que en Lugo reunió sus tropas con las de Soult, no fue precisamente modélica, ya que el mariscal fue arrasando por el camino todo cuanto encontraba a su paso para vengarse de su humillante fracaso en Pontevedra. Se convirtió así en uno de los personajes más odiados y vituperados de la Galicia popular, que decidió vengarse a su manera poniéndole su nombre al perro de la casa. Fue entonces, en julio de 1809, cuando los gallegos empezamos a pasear a Ney junto a nuestros tobillos. La costumbre enraizó hasta hoy y, 210 años después, los palleiros y no tan palleiros de media Galicia responden al nombre del mariscal de Napoleón. 

«O propio episodio de Pontesampaio foi mitificado polo uso do canón de pau, un modo de desprezar a capacidade militar dos franceses. Que os nomes dos seus mariscais Soult e Ney se empregasen para poñer nome aos cans está na mesma liña», recoge el profesor en Ramón Villares en su canónica Historia de Galicia. Porque también haraganean muchos Soults por las corredoiras. Son nuestros mariscales de cortello.