Patrocinado por

Correos no quiere que nadie se quede sin castañas para hacer magosto en  Samaín

M.C. REDACCIÓN

FORESTAL

Los erios repletos de castñas comienzan a invadir los caminos
Los erios repletos de castñas comienzan a invadir los caminos SUSO BALADO

La empresa pública habilita en catorce oficinas postales del interior de la comunidad un servicio especial para enviar este fruto a toda la Península

17 oct 2022 . Actualizado a las 13:16 h.

Poco falta para la temporada alta de magostos en Galicia. Porque aunque los erizos repletos de castañas empiezan ya a inundar las corredoiras en zonas del interior, son las dos primeras semanas de noviembre _entre el día de Todos los Santos, el 1, y el San Martiño, el 11,_ cuando los magostos se multiplican en las aldeas como las setas en un otoño de lluvias. Pero para que haya magosto, una tradición propia de Galicia o Samaín (no como el Halloween), hacen falta castañas, y no todos tienen el privilegio de tenerlas a pie de camino.

Para los que no pueden salir «a apañar» unas cuantas a los soutos de su propiedad _ojo porque entrar en souto ajeno tiene penalización_ o no tengan cerca un establecimiento donde adquirir las sabrosas variedades respaldadas por la IXP Castaña de Galicia, Correos ha habilitado un servicio para que los productores de concellos como Becerreá, Chantada, Escairón, Quiroga, Samos y Sarria, en la provincia de Lugo; Bande, O Barco de Valdeorras, A Gudiña, A Pobra de Trives, A Rúa de Valdeorras, Verín y Viana do Bolo, en Ourense; y Silleda, en Pontevedra, puedan hacérselas llegar en paquetes que podrán enviar desde las catorce oficinas postales habilitadas en esos mismos ayuntamientos para enviar castañas. El servicio permanecerá abierto hasta el 30 de noviembre. No solo eso, los productores también podrán entregar los paquetes a los carteros rurales que los harán llegar a su lugar de destino.

El servicio de envío de castaña no es nuevo. Lo habilitaron durante la pandemia y, al igual que entonces, las castañas podrán enviarse a cualquier punto de la Península. Lástima para los que vivan fuera que no podrán hacer su magosto con la castaña de aquí.

Galicia es toda una potencia cuando se habla de castañas, sobre todo en lo que respecta a transformación. Con unas 49.000 hectáreas dedicadas al castaño, su producción media en los últimos años ronda los 20 millones de kilos con un valor de unos 20 millones de euros abonados a productores.