Un mapa para saber que la soja no procede de un bosque deforestado

La Confederación Española de Fabricantes de Alimentos Compuestos para Animales y la Fundación IDH analizarán la trazabilidad en España de un cultivo fundamental en alimentación animal y del que la UE es totalmente dependiente


redacción

Quedan solo dos días para que empiece agosto. Justo ese mes termina la campaña de la soja en Brasil, país que este año parece que adelantará, de largo, a Estados Unidos como primer productor mundial de una de las leguminosas más cultivadas del mundo al alcanzar los 124 millones de toneladas, según las estimaciones del informe del Departamento de Agricultura norteamericano correspondiente al mes de junio. No hay que olvidar que la guerra comercial abierta por Donald Trump con China, estado que consume en torno al 30 % de la producción de soja en el mundo, ha tenido consecuencias en una cosecha que este año se quedará en 96,68 toneladas al norte del río Grande. Pero más allá de cuál de los dos ostenta el récord de producción, lo que está claro es que justo esos dos países son, junto con Argentina, de los principales mercados de procedencia de la soja que entra en la UE, totalmente deficitaria en el cultivo de esta versátil legumbre fundamental para la alimentación del ganado. De hecho, en torno a un 87 % de la que entra en la UE está destinada a la fabricación de pienso

Por eso ahora la Confederación Española de Fabricantes de Alimentos Compuestos para Animales (Cesfac) y la Fundación IDH _una entidad con base en Holanda que apoya iniciativas que apoyen la sostenibilidad dentro de la cadena alimentaria o en los sectores de la industria relacionados con ella_ trabajaran de forma conjunta en la elaboración de un mapa de uso de la soja en España por parte de la cadena de comercio, almacenamiento, molturación y refinación, transformación industrial y alimentación del ganado. La idea, como explicó en un comunicado el director general de Cesfac, Jorge de Saja, «es visualizar dentro de la cadena de suministro de la soja, qué tanto por ciento es sostenible desde su origen y cómo se usa dentro del país». 

Conocer la trazabilidad de esta leguminosa en España es el paso previo para conocer qué cantidad de soja tiene su origen en fincas que no hayan sufrido deforestación expresa para poder cultivar este alimento: «Queremos buscar la sostenibilidad de esta materia prima estratégica y hacemos una lucha proactiva contra la deforestación vinculada a las materias primas», añadió de Saja.

De hecho, el Ministerio de Agricultura ha creado una mesa de trabajo en la que están presentes todos los operadores de la cadena de la soja para cumplir los parámetros de sostenibilidad que marca el Green Deal de Europa. Fue durante la primera jornada de trabajo online de este grupo donde se hizo público el acuerdo entre ambas entidades que ahora han dado a conocer. 

No hay que olvidar que informes de colectivos como WWF hablan de zonas cercanas a la Amazonía, en Brasil, o incluso en praderas de Estados Unidos que han sufrido la deforestación para el cultivo de soja.   

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
2 votos
Comentarios

Un mapa para saber que la soja no procede de un bosque deforestado