El retraso en la siega de A Limia afectará a la media veda de la codorniz

El evento, único en Galicia, reúne cada año a cientos de cazadores de todo el país


xinzo / la voz

Con retraso pero las segadoras ya están a pleno funcionamiento en el cereal de invierno en A Limia. En la pasada campaña la merma con respecto a un año normal superó el 60 %, poco más de 30 millones de kilos. La cantidad media recolectada en tierras antelanas ronda los 60 millones. La causa fue el anegamiento en las fincas en primavera.

La demora en el proceso de siega provoca otras consecuencias. La media veda de la codorniz, que permite a nueve tecores antelanos la posibilidad de cazar este ave a finales de agosto y principios de septiembre, se demorará posiblemente hasta final de mes por los problemas que se están produciendo en la recolección del cereal.

Fuentes del coto de Xinzo mencionaron que la fecha prevista para este aprovechamiento cinegético único en Galicia, cuyo inicio se esperaba este fin de semana se retrasará, como mínimo, al siguiente. «La humedad y los cambios climatológicos están demorando bastante la siega. No ha hecho mucho calor y el grano debe estar seco. Hasta que los labradores no terminen no se puede realizar la media veda», dicen..

La prioridad de las labores de siega sobre la caza provoca el retraso. Este hecho causará un pequeño contratiempo a decenas de cazadores castellanos, asturianos y madrileños, que todos los años acuden a participar en este encuentro.

La veda parcial de la codorniz se puso en marcha ya hace casi diez años. Los cotos de Xinzo, Porqueira, Sandiás, Xunqueira de Ambía, Rairiz de Veiga, Vilar de Barrio, Sarreaus, Atás (Cualedro) y Trasmiras comparten este privilegio, otorgado por la Xunta por la gran abundancia del cultivo de cereal en A Limia. Esta circunstancia define que una gran cantidad de ejemplares de esta ave permanezcan en tierras limianas, a diferencia de lo que sucede en el resto de Galicia.

Cada tecor participante tiene asignadas sesiones de caza durante ocho jornadas, con cupos determinados por cazador. En el de Xinzo son normalmente diez codornices, cinco palomas torcaces y cinco rolas por día y cazador. 

Previsiones optimistas

Las perspectivas ahora, sin ser eufóricas, no son tan malas como las dos últimas campañas. Las primeras estimaciones -aún a la espera de lo que acontecerá en las próximas semanas- son que se puedan superar los 60 millones de kilos entre cereal de invierno y tremesino cuando culmine en septiembre la campaña.

El precio del trigo blanco sigue una pauta muy similar a la de campañas anteriores, con una tasación que ronda los 19 céntimos el kilo. A diferencia de la patata, el cereal y, en concreto, el trigo, es uno de los cultivos que experimenta pocas oscilaciones entre una campaña y otra. El año pasado esas retribuciones al agricultor por el producto en origen fueron de 20 céntimos en el trigo.

La siembra temprana del producto hizo que se evaluase empezar la recolección hace ya semanas, pero algunas lluvias y la humedad en las parcelas -sobre todo por el rocío de las mañanas, con temperaturas que a veces no suben de 7 grados- aconsejaron un pequeño retraso, que continúa a estas alturas. Las labores, iniciadas en puntos de Trasmiras y Xinzo, se intensificarán a partir de ahora también en otras localidades como Sandiás y en general, A Lagoa de Antela.

«El grano es gordo y fuerte y está en buen estado. Esperamos una buena cosecha. La calidad es óptima y no ha habido graves problemas por enfermedades en la planta», afirmó el productor y concejal de Agricultura de Xinzo, Amador Díaz Penín. Y añadió: «Los rendimientos por hectárea son bastante aceptables, no como los últimos años por los problemas que provocó la meteorología». La mayor parte de ello es de trigo, además de centeno y cebada. Ello supone casi el 80 % del cereal que se recolecta en toda.

Newsletter Somosagro

Recibe todas las semanas la información más relevante del sector primario

Votación
3 votos
Comentarios

El retraso en la siega de A Limia afectará a la media veda de la codorniz