Patrocinado por

La sidra gallega se reivindica

CARLOS CRESPO REDACCIÓN / LA VOZ

SOMOS AGRO

XXX

Galicia es la principal abastacedora de manzanas sidreras de España. Una parte, cada vez mayor, de esa producción ya se elabora y comercializa aquí. La sidra gallega se revaloriza y busca posicionarse en un mercado que, de natural, le pertenece

27 jun 2021 . Actualizado a las 11:34 h.

Estaba la sidra gallega en el buen camino. Las plantaciones de manzana iban a más, había relevo generacional, afloraban las sidrerías artesanales, se consolidaba la gran apuesta de Hijos de Rivera por este producto, e incluso comenzaba a convertirse en un reclamo turístico. Pero la llegada de la pandemia truncó buena parte de las expectativas. «Como en todos os sectores, e máis no noso que aínda estaba collendo velocidade, houbo que meterse en boxes», explica de modo bien gráfico Miguel Soto, técnico de la cooperativa Ullama. La parada en seco ha llevado incluso a una de las empresas de referencia del sector, Ribela, a anunciar un cierre temporal. «El parón en la hostelería nos ha matado», explica Jesús Armenteros, propietario de la firma, de carácter familiar. Si bien añade que «la marca y la empresa siguen. Está todo intacto. Simplemente hemos parado la fabricación durante este año para ver la evolución. Pero esperemos que pronto podamos volver a ver la sidra Ribela en los lineales».

Aunque la sidra se asocia principalmente con otras comunidades cantábricas, Galicia no solo es la principal abastecedora de manzanas del estado, sino que la producción de sidra ya aparece documentada en el monasterio de Sobrado dos Monxes en el año 950.

En la actualidad, la producción de sidra gallega se polariza en dos focos: sidras Maeloc, perteneciente a la corporación Estrella Galicia y una pléyade de sidrerías artesanales, concentradas principalmente en las comarcas de A Estrada y Chantada.