«Estamos preparando la vacuna con un virus de la familia de la viruela»

Raúl Romar García
r. romar REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

XOAN A. SOLER

El jefe del grupo de virus y vacunas del Centro Nacional de Biotecnología lidera una de las posibles terapias preventivas a partir de su trabajo exitoso contra el zika y el chikungunya

24 jun 2020 . Actualizado a las 19:23 h.

Mariano Esteban tendría que estar hoy en la Facultad de Farmacia de la USC para asistir a la lectura de una tesis. No podrá hacerlo, lo que no quita que siempre tenga un recuerdo especial para el centro donde se formó antes de convertirse en uno de los virólogos más reputados, pese a que es natural de Villalón de Campos (Valladolid). Asesor de la OMS y responsable del laboratorio de Vacunas y Virus del Centro Nacional de Biotecnología (CSIC) dirige un equipo que trabaja en una vacuna para el coronavirus a partir del virus que erradicó la viruela. Mientras tanto, también lanza un vaticinio para Galicia. «Al haber llegado más tarde es probable que se pueda contener más eficazmente al tomarse medidas con antelación. Esperemos que sea así», dice.

-¿Cómo se plantea una vacuna contra el coronavirus a partir de una familia del virus de la viruela?

-Utilizamos un virus que pertenece a la misma familia del virus de la viruela, pero es distinto. Es una variante atenuada del poxvirus que se utilizó para erradicar la viruela y que ha perdido gran parte de sus genes de virulencia. Al perder 30.000 nucleótidos es un virus altamente atenuado, que se llama vector MVA. Es totalmente inocuo para las personas, como así se ha demostrado en ensayos clínicos, inclusive en personas inmunodeprimidas por VIH. Además, ha sido aprobado como vector contra la viruela por la FDA y la EMA, para el caso de que este virus volviera a aparecer por bioterrorismo. Si surgiera, ya tendríamos la vacuna.

-Esta sería la base. Pero a partir de ahí, ¿qué se hace?

-Lo que generamos con ello es un vector recombinante en el que le introduces el gen que codifica la proteína infectiva del coronavirus, la proteína S. El objetivo es que una vez administrado a un organismo produzca una respuesta inmune específica frente al coronavirus, que genere anticuerpos neutralizantes. Por eso utilizamos la proteína de la envuelta, en la que está la corona.

-¿Anula la replicación del virus?

-Impediríamos que el virus entre en la célula, con lo que bloquearíamos la infección.

-Ustedes llevan muchos años trabajando en este tipo de virus. ¿Tienen mucho ganado?

-Hemos demostrado que la aproximación que ahora planteamos para la vacuna contra el coronavirus ha funcionado para otros virus emergentes, que también son RNA, como el chikungunya, ébola y zika, con protección en modelos animales de entre el 80 % y el 100 %.

-¿En qué fase están ahora?

-Estamos en la fase final de generación en sí de la vacuna. Luego hay que demostrar en modelos animales que se producen esas respuestas inmunes de anticuerpos neutralizantes. Esto llevará unos meses.

-Si todo fuera muy bien, ¿cuándo podría estar lista?

-Todo esto requiere tiempo. Si todo fuera muy bien, a final de año podríamos tener una información más adecuada de la situación. Si en esas fechas tenemos ya un candidato vacunal que va cumpliendo con todas las expectativas, el proceso se aceleraría. Pero acelerándolo todo, un año no te lo quita nadie.

-¿En qué se diferencia su vacuna de la del equipo de Enjuanes y Sola, también del CSIC?

-Ellos reconstruyen el coronavirus por completo, pero eliminan los genes de virulencia. Es decir, es el mismo coronavirus, pero al que le anulan unas secuencias que codifican para genes de virulencia, con lo cual es un virus atenuado. Utilizan el método tradicional para elaborar vacunas.