Doce años seducidos por la Luna

Hace 50 años, el 20 de julio de 1969, Neil Armstrong dejaba la primera huella en la Luna, coronando así un enfrentamiento entre dos superpotencias surgido tras la Segunda Guerra Mundial


TEXTOS Y GRÁFICOS / la voz

Con la Guerra Fría como tapiz de fondo, la idea de llevar el hombre a la Luna y traerlo de nuevo a casa, profetizado en 1961 por el presidente Kennedy, aceleró una competición que había comenzado cuando el Spuknit 1 ruso llegó al espacio en 1957. Sin embargo esta disputa venía de más atrás. En 1946, la creación del programa de ensayos nucleares americano hizo que la antigua Unión Soviética tomase cartas en el asunto. Así comenzaba una competencia en armamento nuclear como método disuasorio frente al enemigo.

Las bombas americanas en comparación con las rusas resultaban mucho más eficientes y ligeras, cientos de kilos frente a las soviéticas, de varias toneladas de peso. Esta desventaja obligaba a los científicos rusos a desarrollar unos cohetes portadores de bombas de mayor capacidad de elevación y mayor potencia de traslado. Tras la muerte de Stalin, en 1953, los soviéticos se embarcaron en la construcción de un misil intercontinental capaz de transportar una cabeza nuclear de 5 toneladas hasta suelo estadounidense. El proyecto vio la luz con la serie de cohetes Semyorka, más grandes, pesados y potentes que los americanos.

Más tarde, la evolución de las cabezas nucleares soviéticas puso en entredicho la utilización de este supercohete. Sin embargo, un cambio de estrategia hizo que cobrase de nuevo interés como porta-sondas espía a gran altura. La Unión Soviética comenzaba una carrera hacia el espacio con una clara ventaja frente a los americanos. La idea de posicionar satélites como valor estratégico tomó forma y ambos países desviaron la mirada hacia el espacio. Comenzaba así el maratón espacial, donde los éxitos y los fracasos fueron cambiando de manos hasta que los americanos tocaron el satélite natural en julio de 1969.

Más información sobre la llegada del hombre a la Luna

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Doce años seducidos por la Luna