Así crece el Incipit: más espacio y nuevas líneas científicas

El centro del CSIC incorporará las humanidades digitales, la geoarqueología y los estudios en cultura material


Santiago / La Voz

Ya se había anunciado el jueves y ayer se hizo efectivo. El Instituto de Ciencias do Patrimonio (Incipit) del CSIC se mudará al edificio Fontán, una construcción que tiene como protagonistas a las universidades y que pondrá el broche a la Cidade da Cultura. La cesión durante 75 años por parte de la Xunta de un 20 % del espacio, equivalente a unos 2.000 metros cuadrados a cambio de 2,4 millones y el coste del mantenimiento, permitirá a un instituto singular dentro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas no solo mejorar sus actuales líneas de investigación, sino ampliarlas.

Lo explicaba la presidenta del CSIC, Rosa Menéndez, tras la firma del convenio de cesión del espacio. Con su nueva infraestructura, el Incipit podrá incorporar arqueometalurgia, geoarqueología, humanidades digitales y estudios sobre cultura material a su catálogo de investigaciones, en las que hay implicados en la actualidad alrededor de medio centenar de personas. Algunos son especialistas en disciplinas comunes con otros centros de humanidades, como la arqueología o la historia. «Otros, no tanto», como astrofísica, ingeniería de la información, ciencias físicas, arquitectura o ciencias de la tierra. Y además, han hecho trabajos en una docena de países, como Portugal, Chile, Bolivia, Etiopía, Somalia, Grecia o Mongolia, entre otros.

«Hacemos una apuesta por lo nuestro, por la investigación en ciencias sociales en áreas fundamentales para Galicia, como el paisaje o los itinerarios culturales», explicaba el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, tras la firma del acuerdo. Junto al Incipit, en el edificio Fontán convivirán el Centro Europeo de Investigación en Paisaxes Culturais, con un centenar de investigadores, así como el Consorcio Ineruniversitario de Galicia (Cisug) y la Axencia para a Calidade do Sistema Universitario de Galicia (Acsug).

«Non podía quedar sen rematar»

El edificio Fontán es la última construcción que se realizará en la Cidade da Cultura, para lo que se ha aprovechado la estructura de hormigón del que iba a ser el Teatro de la Ópera, lo que ha conllevado un ahorro de 15 millones de euros. Feijoo defendió la decisión de terminar el complejo del Gaiás con el edificio Fontán porque «non podía quedar como a atopamos; non podía quedar sen rematar» además, «tiña que rematarse dende o punto de vista da eficiencia do gasto público e da proporcionalidade». Para este nuevo edificio, las universidades aportarán 10 millones y la Xunta los nueve restantes.

El Instituto de Investigaciones Agrobiológicas recupera el espacio 

El presidente de la Xunta anunciaba la semana pasada que el Instituto de Ciencias do Patrimonio (Incipit) se trasladaría al nuevo edificio Fontán que se está construyendo en la Ciudad de la Cultura y que pondrá el broche final al complejo del monte Gaiás. La duda era que pasaría con las instalaciones que deja libre el instituto en el edificio del Instituto de Investigaciones Agrobiológicas, ubicado en el Campus Vida. En realidad, no ocurrirá nada. O casi nada. Porque el espacio que abandona el Incipit será recuperado por la estructura de ese instituto de investigación. Además, el espacio que quede libré pasará a ser ocupado por la gerencia del CSIC en Galicia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Así crece el Incipit: más espacio y nuevas líneas científicas