Las mujeres con una dieta hipercalórica tienen casi el doble de riesgo de cáncer de mama

Un estudio confirma que restringir calorías y hacer ejercicio tiene un efecto preventivo


madrid

Un estudio epidemiológico llevado a cabo por investigadores del Instituto de Salud Carlos III, pertenecientes a CIBERESP y el grupo GEICAM de Investigación en Cáncer de Mama, y financiado por la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), ha evidenciado que una ingesta calórica elevada puede aumentar el riesgo de cáncer de mama, mientras que la restricción calórica podría ejercer un efecto preventivo.

El cáncer de mama, con 32.825 casos nuevos en 2018, es el tumor más frecuente en mujeres españolas y constituye el 29 por ciento de los casos de cáncer en mujeres, por lo que se considera un problema importante de salud pública. Aunque hay una clara evidencia de que la obesidad y la ganancia de peso son importantes factores de riesgo de cáncer de mama en mujeres postmenopáusicas, la evidencia respecto a la restricción calórica es menos concluyente.

El objetivo de esta investigación, que ha sido en la revista Scientific Report y que ha contado con la participación de investigadores de 23 hospitales de 9 comunidades autónomas, ha sido evaluar la asociación entre el riesgo de cáncer de mama y el consumo deficitario o excesivo de calorías en función del índice de masa corporal, la actividad física y la tasa metabólica basal de cada mujer participante.

Para ello, se han reclutado 973 mujeres recién diagnosticadas de cáncer de mama (casos) y 973 mujeres sanas (controles) de entre 18 y 70 años. Cada caso se emparejó con un control de edad similar, de la misma ciudad y sin ningún vínculo familiar.

Las participantes respondieron un cuestionario de frecuencia alimentaria, a partir del cual se estimó la ingesta media diaria de energía durante los 5 años previos a la entrevista, y un cuestionario epidemiológico con información sobre estilos de vida y otra información relevante para el estudio.

De esta forma, los resultados han mostrado que las mujeres con un consumo calórico por debajo de lo esperado, de acuerdo a sus necesidades energéticas individuales, presentaron un menor riesgo de desarrollar un cáncer de mama, siendo este efecto mayor en mujeres premenopáusicas.

Por el contrario, las mujeres cuyo consumo calórico excedía el 40 por ciento de los valores esperados presentaron casi el doble de riesgo que aquellas participantes con una ingesta energética dentro de los niveles adecuados. Este último efecto fue especialmente pronunciado en mujeres postmenopáusicas y en mujeres con una baja adherencia al patrón de dieta mediterránea.

«Los resultados revelan que, por cada 20 por ciento de aumento de la ingesta calórica relativa (ingesta observada versus ingesta esperada), el riesgo de desarrollar un tumor de mama con receptores hormonales positivos o un tumor HER2+ se incrementa en un 13 por ciento, siendo esta cifra de un 7 por ciento en tumores triple negativos», ha dicho el presidente del Grupo GEICAM, Miguel Martín.

Este es el primer estudio epidemiológico que explora la asociación entre el riesgo de cáncer de mama y el efecto del consumo excesivo o deficitario de calorías de acuerdo con los requerimientos energéticos individuales de cada mujer. «Una restricción calórica moderada, en combinación con la realización de ejercicio físico de forma regular, podría ser una buena estrategia para la prevención del cáncer de mama», han zanjado los expertos.

Unas cuatro mil mujeres gallegas superan cada año un cáncer de mama

Elisa Álvarez

Las tasas de supervivencia tras un lustro están por encima del 85 %, pero Estados Unidos tiene mejores cifras

Cada año se diagnostican en Galicia unos 4.500 casos de cáncer de mama. Pero las tasas de supervivencia de este tumor ya sobrepasan el 85 % a los cinco años, por lo que casi cuatro mil gallegas dicen adiós a esta lacra anualmente. Hoy se celebra el Día Mundial contra el Cáncer de Mama y aunque no hay que bajar la guardia, los expertos destacan el gran avance que ha habido no solo en el pronóstico sino en la detección precoz. «Las campañas de cribado en España son excelentes, están bien dotadas y realizadas, y como es un tumor sobre el que hay mucha conciencia social, la participación es alta», explica el jefe del servicio de oncología del CHUS, Rafael López. Y dan sus resultados, ya que las mujeres a las que se les detectó un tumor mediante la mamografía que se realiza con este programa presentan una supervivencia mayor al resto -de un 93 % en Galicia según los datos del 2015-, por un motivo evidente, se diagnostica en estadios mucho menos avanzados.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Las mujeres con una dieta hipercalórica tienen casi el doble de riesgo de cáncer de mama