El Concello de Santiago demanda mayor implicación a la Xunta y al Estado para la financiación de la EDAR

r. m. SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

Sanmartín y Blas García abordan cuestiones comunes a Santiago y Ames

06 sep 2023 . Actualizado a las 21:46 h.

La alcaldesa, Goretti Sanmartín (BNG), se congratuló ayer de que Acuaes haya sacado ya a licitación de nuevo el contrato para la construcción de la futura depuradora después de que los sobrecostes por la inflación y las mejoras que impuso el informe de impacto ambiental obligasen a rescindir el anterior. La regidora evitó precisar cuánto le supondrá al Ayuntamiento ese sobrecoste, aunque aspira a que las otras dos Administraciones implicadas en su construcción —la sociedad Acuaes, dependiente del Ministerio de Transición Ecológica, y la Xunta— incrementen su participación.

Acuaes participa con la aportación de Fondos Next Generation (hasta el 65 % de tope), mientras que la Xunta tiene su límite en los 10,8 millones, según el convenio de febrero del 2021. El resto —entonces en torno a 11 millones, contando el IVA— le correspondía al Concello, que además ha de asumir la explotación durante unos 20 meses (mientras se ejecuta la obra) de la actual depuradora por importe de 12,5 millones. «Reclamamos unha implicación máis grande das outras Administracións», dijo la regidora ayer tras la entrevista que mantuvo en Raxoi con el alcalde de Ames, Blas García (PSOE), para abordar cuestiones de interés a ambos municipios. Para Sanmartín es una «necesidade» que «poidan dar algo máis de achega para esta obra».

García se congratuló igualmente de la licitación de la nueva estación depuradora de aguas residuales (EDAR), de la que también se beneficiará ambientalmente Ames, toda vez que la futura planta terminará con la deficiente capacidad de tratamiento de la actual, lo que repercute en la calidad de las aguas del Sar. «Aínda que chega tarde, chega, que é o importante», dijo García.

Sanmartín ya le planteó esa demanda a la Administración central recientemente, a través de la Delegación del Gobierno. Y a la Xunta lo hará personalmente en la entrevista que tendrá el 2 de octubre con el presidente Alfonso Rueda. Mientras, se ampara en las expectativas municipales sobre la mejora de la aportación estatal y autonómica, y en la incertidumbre todavía del importe de la adjudicación, para no entrar en detalles de cuánto le costará su construcción al Ayuntamiento.

La comarcalización del parque de bomberos fue el otro gran punto de atención en el encuentro entre ambos regidores, en el que también abordaron cuestiones de movilidad entre ambos municipios, sobre todo peatonal, aunque según García «parece que iso por unha parte se vai arreglar», dijo en referencia a la senda programada por la Xunta.

El regidor amiense pidió a su homóloga capitalina que reactive los contactos con la Xunta y la Diputación para cerrar un acuerdo para la comarcalización del parque compostelano.

El parque de bomberos, de nuevo en cartera

Xunta, Diputación y Concello trabajaron en el anterior mandato municipal en la búsqueda de un acuerdo para poner en marcha un parque comarcal de bomberos partiendo del municipal de Santiago. Y según Sanmartín y García, faltaba solo un acuerdo técnico tras alcanzarlo en el ámbito político, aunque se frenó con las recientes elecciones. Y ese camino es el que Blas García espera que retome Sanmartín, que ya lo tiene en su agenda «inmediata». La regidora quiere retomar el diálogo para constatar «nas próximas semanas se hai disposición» y abordar cómo se pondría en marcha el servicio, aunque Sanmartín quiere introducir como un elemento clave que se defienda ante la Administración central que este es un servicio nuevo, lo que permitiría que no se tenga en cuenta la tasa de reposición para la contratación del personal que complemente el servicio municipal. «Esperamos que todo o mundo faga o propio», dijo en relación a las demás entidades implicadas, para defender esa posición ante Madrid.

Con la actual organización, Ames depende del parque de bomberos de Boiro, «aínda que se o incendio é en altura, teñen que esperar a que chegue a escaleira do de Ribeira», apuntó García, «e é algo que temos que solucionar». «A cidadanía non entende que tendo un parque en Santiago non poidan vir eles, aínda que con algo moi grave si virían».