Así será la Cidade de San Caetano

S. Lorenzo SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

Ubicada en Santiago, en el solar de la antigua estación de autobuses, ofrecerá a la Xunta 10.000 metros cuadrados de instalaciones en los que se habilitarán puestos de trabajo para 650 empleados públicos

03 may 2022 . Actualizado a las 22:28 h.

Entre los proyectos que la Xunta para Santiago que Feijoo repasó este jueves, en el que fue su último Consello ejecutivo como presidente, despunta la primera fase de la ampliación del complejo administrativo de San Caetano. Una de las premisas sobre las que pivota el diseño interior de los dos bloques que integrarán la nueva Cidade de San Caetano, que ocupará la parcela que ha quedado libre frente al complejo administrativo actual tras la demolición de la antigua estación de autobuses, es la apuesta por crear oficinas dentro de grandes espacios abiertos y con un número mínimo de despachos. La Xunta dispondrá así de 10.000 metros cuadrados en los que habilitará puestos de trabajo para 650 empleados públicos.

Se trata de un concepto que rompe con el modelo del complejo actual en favor de zonas de trabajo con amplias cristaleras y abundante luz natural. Y este aspecto engarza con otra singularidad del proyecto, que es su eficiencia energética, un objetivo estratégico que el Ejecutivo gallego ya impulsó en los últimos años en los edificios actuales, con la realización de diferentes obras de mejora con ese mismo propósito. Así, la idea es que los dos nuevos bloques serán extremadamente eficientes desde el punto de vista energético, con arreglo a los principios de lo que se conoce como Near Zero Energy Building. Se trata de edificios con un nivel de eficiencia energética muy alto y un consumo casi nulo.

¡

En ese plano, el rasgo más peculiar de la Cidade de San Caetano será que los bloques tendrán una estructura activa desde el punto de vista térmico. Esto implica que una parte importante del control de la temperatura vendrá determinado por la inercia térmica de la estructura, lo que se conseguirá por medio de unas conducciones de agua insertadas en la propia estructura de los edificios y que se regularán mediante bombas de calor geotérmicas.