Xosé Sanchez Bugallo: «Seguiremos pelexando polas estatuas do mestre Mateo»

M.O. SANTIAGO / LA VOZ

SANTIAGO

xoan a. soler

La comisión municipal para la memoria histórica de Santiago incluirá a la USC y colectivos

29 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Mientras los herederos de Francisco Franco esperan respuesta de la Justicia a su petición de poder retirar los bienes que hay en el interior del pazo de Meirás, el alcalde, Xosé Sánchez Bugallo, no daba ayer por perdida la batalla legal para recuperar las estatuas del maestro Mateo que permanecen en ese inmueble. «Mentras teñamos unha posibilidade, seguiremos pelexando por elas», decía ayer el regidor ante los micrófonos de Radio Voz, en el magacín Voces de Compostela que dirige Alberto González.

Ahora mismo hay una sentencia que atribuye la propiedad de las estatuas de Isaac y Abraham a los herederos del dictador, sentencia que el regidor considera «inxusta» y que el Concello ha recurrido en casación, aunque el propio Bugallo reconoce que por esa vía no suelen prosperar más allá del 1 % de las iniciativas. Eso sitúa las aspiraciones de Raxoi en un escenario «complicado», aunque el alcalde también apunta que hay una comisión jurídica «que está estudando por onde se pode entrar» para mantenerse en esa batalla legal.

Lo que sí celebra el regidor es que las estatuas no puedan salir de Galicia sin la autorización de la Xunta. Su declaración como bienes de interés cultural (BIC) exigen ese requisito, aunque «á luz da última sentenza» sobre el pazo de Meirás, «probablemente sería difícil impedir que puidesen ser trasladadas á Casa de Cornide», otra propiedad de los Franco en A Coruña. Se refería el alcalde, en este caso, al auto de la Audiencia Provincial que anuló las medidas cautelares del juzgado de instancia por las cuales se prohibía a los herederos sacar cualquier objeto del pazo.

El Concello eliminará la inscripción sobre la piedra del convento de San Paio en A Quintana

El alcalde avanzó también que la recién creada comisión municipal de la memoria histórica comenzará a funcionar en las próximas semanas. El Concello la creó anteayer, pero ahora tiene que incorporarse la USC y colectivos vecinales y de memoria histórica. Sus objetivos se fijarán cuando esté completa, pero Raxoi ya tiene por delante el de la eliminación de la inscripción sobre José Antonio Primo de Rivera que hay en el muro del convento de San Paio, en A Quintana. «Hai un requirimento do Senado para facelo», igual que para la fachada de la antigua Facultade de Ciencias, dijo, aunque en ese caso ya se superpuso un escudo de la USC. Pero en el caso de A Quintana la solución es compleja. Ahí «fixeron a gamberrada de gravala na pedra do propio convento», y se trata de eliminarla «sen causar un dano maior».

La Comisión do Patrimonio Histórico ya aportó posibles soluciones, que se presentarán a la de la memoria histórica, que más adelante también decidirá sobre otros símbolos en alguna escuela de los años 50 o 60 y en grupos de viviendas de esa misma época.

Bugallo apuntó también que sería una «magnífica noticia para a cidade histórica» si se confirma la posibilidad de que el CSIC adquiera la Casa da Parra.