Rodríguez Maseda, de la asociación de exalumnos del Centro Superior de Hostelería de Galicia: «Esta es la crisis de las incertezas»

Los profesionales que estudiaron en Santiago, asentados en todo el mundo, radiografían un momento único


santiago / la voz

De Sri Lanka a Cabo Verde; de Punta Cana a China, pasando por Alemania o Canadá; están en Baleares y Canarias, y también en Compostela, claro. La cantera de directivos y profesionales de las diferentes promociones del Centro Superior de Hostelería de Galicia -CSHG Alumni, se llama el colectivo- mantiene estos días contactos telemáticos con el objetivo de compartir una experiencia muy dura y única pero que tiene distintos prismas, según el territorio en el que están asentados. Jesús Rodríguez Maseda es el secretario de la asociación, trabaja desde A Coruña para una consultora internacional y resume en una frase los sentimientos y las sensaciones de sus compañeros: «Esta es la crisis de las incertezas», comenta tras un primer contacto con sus colegas que continuará en las próximas semanas.

El problema, asegura, es el de la incertidumbre casi total que supera las fronteras de los países. «El problema ya no es cuándo vamos a abrir el sector turístico, sino saber cómo lo vamos a hacer y con qué intensidad». Entre los compañeros que pasaron por las aulas de A Barcia ya hay varios escenarios: desde que se pueda empezar a trabajar en junio con una situación muy restringida y dudas sobre el volumen de turistas que se va a mover, hasta grandes operadores estacionales que ya se plantean dejar de pelear por salvar esta temporada y están centrados en la siguiente.

Lo cierto, según uno de los miembros del colectivo que trabaja en un operador de viajes, es que estos días se detecta un gran movimiento de futuros viajeros buscando ofertas, vuelos y hoteles, pero curiosamente no para los meses más intensos del verano, sino para más adelante.

En Baleares, el corazón del sector en España, trabajan también con la previsión de abrir en junio, pero advierten que los grandes hoteles necesitan al menos un mes para reactivarse y adaptar la oferta de habitaciones a un mercado «que desconocemos por completo. Los hay que quieren abrir un 10 % de las camas», señala Rodríguez Maseda.

Galicia también estuvo presente en las reflexiones de estos profesionales, y cunde un optimismo contenido dentro de la catástrofe generalizada. Esa perspectiva viene determinada por la dimensión de los negocios, con tamaños más contenidos que en el Mediterráneo y en muchas ocasiones de carácter familiar. «En quince días pueden organizarse para abrir, y hay un turismo gallego que quizás pueda ampliarse hasta Portugal y las comunidades limítrofes. Podrán hacer cosas, pero todo dependerá de cómo sea el levantamiento de las restricciones, por eso digo que ya no hay prisa por abrir, la hay por tener certezas».

Lo que también dan por seguro los exalumnos del Centro Superior de Hostelería es que habrá una reorganización turística, en primer lugar por la gran incidencia que está teniendo la pandemia en los principales receptores: Francia, España, Italia, Estados Unidos o China eran los primeros del ránking de visitantes y ahora protagonizan otras curvas más peligrosas. «Y hablamos solo del turismo de ocio, que deberá partir de cero en muchos casos, pero es evidente que el viaje de negocios va a cambiar radicalmente. No se verá imprescindible moverse». Rodríguez Maseda ve difícil posicionarse en estos momento como un «destino seguro», pero sí cree que aquellos países con una sanidad solvente tendrán más ventajas a la hora de la elección.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Rodríguez Maseda, de la asociación de exalumnos del Centro Superior de Hostelería de Galicia: «Esta es la crisis de las incertezas»