Patrocinado por:

Sonos Ace: auriculares inalámbricos con audio espacial y seguimiento de la cabeza

OCIO@

El procesamiento de movimiento inteligente con Dolby Head Tracking crea una experiencia auditiva hiperrealista para disfrutar del audio inmersivo. Cuentan con cancelación de ruido activa y controladores dinámicos de 40 mm en cada copa.

21 may 2024 . Actualizado a las 15:08 h.

Auriculares inalámbricos. Probablemente, el wearable que ha experiementado un mayor auge en los últimos años. Todo comenzó con los diminutos intraurales o in ear, pero entonces nos empezamos a fijar en los deportistas famosos que bajan del avión o el autobús enfundados en sus cascos, en los DJ, compositores y productores de música electrónica, en las estrellas del rap o del pop... Los auriculares over ear son tendencia y todos los grandes fabricantes apuestan por ellos, pero no todos suenan igual. Y cuando se trata no solo de escuchar música, sino también la banda sonora de una película o serie, hay muchos detalles que pulir y que tener en cuenta. Lo saben bien en Sonos, la compañía estadounidense que se ha convertido en referente del audio envolvente premium, y que ahora se lanza a trasladar esa experiencia de sus altavoces y barras de sonido a los auriculares inalámbricos de diadema.

Sonos Ace es el nombre elegido para «redefinir la escucha personal» a partir de los estándares de calidad de sonido, diseño e innovación que caracterizan a la empresa de Santa Bárbara (California). Desarrollados junto a músicos, productores e ingenieros para crear un escenario sonoro realista que sea lo más fiel posible al trabajo de los artistas, cuentan con sendos controladores dinámicos de 40 mm en cada copa que ofrecen «una precisión y claridad superiores». Además, ocho micrófonos hacen posible una cancelación de ruido activa de alto nivel y permiten también enfocar la voz para conseguir llamadas telefónicas y videollamadas más nítidas. La función de noise cancelling bloquea los sonidos externos, pero tiene un «modo consciente» que podemos activar cuando queremos escuchar e interactuar con nuestro entorno.

Una de las características más exclusivas de estos auriculares es que permiten recibir y reproducir contenido de audio espacial desde servicios y dispositivos compatibles. Con solo presionar un botón pasamos el audio del televisor desde la Sonos Arc a los Sonos Ace, que se convierten así en una especie de cine privado: podemos seguir viendo una película sin molestar a otras personas que estén leyendo o trabajando en la misma habitación. Próximamente habrá soporte también para otros dispositivos de la marca como Beam, Beam Gen 2 y Ray.

El procesamiento de movimiento inteligente con Dolby Head Tracking sigue dinámicamente el movimiento de la cabeza para crear una experiencia auditiva hiperrealista y poder disfrutar del audio inmersivo de Dolby Atmos. Además, la nueva tecnología TrueCinema de Sonos, que llegará a finales de este año, permitirá mapear con precisión el espacio donde nos encontramos para luego generar un sistema de sonido envolvente completo para una audiencia de una sola persona. 

En cuanto al diseño, destacan por su aspecto minimalista, elegante y robusto, con las zonas que están en contacto con las orejas y la parte superior de la cabeza acabadas en piel vegana. Las almohadillas tienen acolchado con memoria y permiten largas sesiones sin que el usuario note la presión o el peso. Los sensores integrados detectan cuándo llevamos puestos los auriculares, por lo que la reproducción se detiene si nos los quitamos y se reanuda al volver a ponerlos.

Compatibles con Qualcomm Snapdragon Sound AptX Lossless y Apple Lossless Audio Codec, los auriculares garantizan un audio sin pérdidas ya sea a través de Bluetooth o de USB-C. Gracias a la nueva aplicación de Sonos se pueden ajustar los graves y agudos, además del volumen, simplificando los controles y manteniendo todas las virtudes del sonido original tal y como ha sido concebido. Los Sonos Ace estarán disponibles en dos colores, negro y blanco suave, a partir del 5 de junio por un precio de 499 euros.