Luces, dudas y sombras

PONTEVEDRA

CAPOTILLO

Arranca un nuevo curso escolar con menos alumnos en Pontevedra y en la semana en que las familias del Villa de Pitanxo celebran que la Audiencia Nacional llevará la causa

11 sep 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

La mejor imagen que nos dejó esta semana en el arranque conjunto del nuevo curso académico en Pontevedra y su comarca fue la reunión de pequeños y mayores en colegios e institutos sin la mordaza que supuso la mascarilla durante los dos últimos años de pandemia. El griterío en los accesos a los centros docentes y el barullo de los patios de recreo, certificó esa vuelta a la normalidad que extrañábamos. Bendito ruido que, de alguna manera, opacó pero no puede disimular una cruel realidad: cada vez hay menos niños y niñas en muchos colegios, sobre todo del rural, donde resulta más evidente la crisis de natalidad que arrastramos.

No todo ha sido delicia en esta vuelta a las clases. El curso se presenta también con dudas, sombras y hasta algún cabreo como el que se pillaron las familias de alumnos del Instituto de Educación Secundaria de Tenorio, en Cerdedo-Cotobade, que se quedaban sin servicio de comedor escolar que comparten con los rapaces del colegio de Infantil y Primaria del mismo entorno. Fue una situación resuelta en tiempo récord por el alcalde Jorge Cubela (PP) tras una gestión con la Consellería de Educación para la contratación del personal de cocina que sea necesario.

Pero no todos los problemas referidos por las Anpas están teniendo tan fácil resolución. Es lo que está ocurriendo con líneas de transporte escolar, falta de libros, precios del material o las denuncias del profesorado por las dudas curriculares que se les plantean con la aplicación de la Lomloe, la enésima Ley de Educación que entra en vigor en España. De momento.