Suscríbete 1 año y te regalamos 140 días gratis
Quiero la oferta

La rebaja de un tercio en la tasa de veladores demuestra falta de empatía del gobierno municipal de Pontevedra con la hostelería en un año tan duro marcado por la pandemia

09 ago 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

La rebaja en la tasa de veladores que va a poner al cobro el Concello es, en términos absolutos, una minucia. Resulta clamoroso que sobre un presupuesto municipal de 79 millones de euros para 2020, únicamente sea capaz de menguar los ingresos que aguarda obtener de los establecimientos de hostelería por ocupación de vía pública en tan solo… ¡65.000 euros!

Estamos hablando de un 31,5 %, es decir, disminuir un tercio la recaudación de un impuesto municipal por el que se aguardaba meter en caja este año 210.000 euros, que no es uno de los ingresos principales a los que tuviera que renunciar la hacienda local.

Semejante rebaja raya la cicatería por mucho que la decisión se pretenda explicar en la duración del estado de alarma y en los porcentajes de utilización que tuvieron las terrazas durante los meses transcurridos. Que, por cierto, para quien lo haya obviado, las terrazas de cafeterías, bares y restaurantes siguen y seguirán trabajando con un aforo del 80 %, según obligan los protocolos actuales anti-covid, siempre que no experimentemos en Pontevedra retrocesos como el que obliga a nuevas limitaciones en A Coruña y su cinturón urbano desde ayer.