La encrucijada del caso Sonia

maría conde PONTEVEDRA / LA VOZ

PONTEVEDRA

La jueza sopesa si llama a declarar a Julio Araújo después de que las diligencias autorizadas hasta el momento no hayan arrojado luz sobre la desaparición

14 nov 2013 . Actualizado a las 15:05 h.

El propio delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez, lo confirmó el pasado martes. En el caso de la desaparición de Sonia Iglesias, que lleva en paradero desconocido desde el 18 de agosto del 2010, «as investigacións continúan, pero é certo que levan moito tempo sen dar froitos».

En efecto, desde la declaración del único imputado por esta causa el 19 de julio del 2012 ante el juzgado número 2, que entonces llevaba el proceso, hasta las nuevas declaraciones de testigos autorizadas por la jueza que lleva ahora el caso, especializada en jurisdicción sobre violencia contra la mujer, no se había practicado «ninguna diligencia ni aportado a la causa información alguna».

El traslado de juzgado resuelto por la Audiencia Provincial fue el punto de inflexión en el que el fiscal jefe, Juan Carlos Aladro, se apoyó para intentar reactivar un caso sobre el que ya pesaba la amenaza de un sobreseimiento provisional. La razón, la falta de pruebas contra Julio Araújo, pareja de Sonia y único imputado desde hace año y medio. Un posible desenlace que constituye uno de los mayores temores que en este momento tiene la familia de la pontevedresa.