Secundino, el gallego que más alto duerme

En Cepedelo, el pueblo habitado con más altitud de Galicia, únicamente una persona pernocta en invierno

¿Sabes dónde está el pueblo habitado más alto de Galicia? Secundino, chófer del autobús escolar, es el gallego que más alto duerme: a 1.330 metros de altura. Es el único que pernocta aquí en invierno

ourense / la voz

Durante mucho tiempo hubo discusiones. ¿Cuál es el pueblo habitado más alto de Galicia? La respuesta es Cepedelo, en el concello ourensano de Viana do Bolo, a 1.330 metros de altura. Aunque en invierno lo de habitado es solo porque una persona se atreve a dormir a diario. Es Secundino Fernández. Nació en la localidad y actualmente se encarga de transportar a los escolares de las localidades cercanas hasta el centro escolar, en la capital del municipio. «Dende hai uns anos todo cambiou moito. Dicían que había 60 veciños, e agora... mira se cambiou», comenta. Decidió quedarse porque tiene trabajo. Esa es la única razón que da, aunque enseguida apuntilla: «Vivir vívese bastante ben. Hai boas casas, e bos coches. O malo que temos é a estrada, que é moi mala. Iso fainos moito mal, pero non hai problema». Esto es durante los meses de invierno, porque en verano la localidad puede alcanzar los cien vecinos. No tiene miedo e incluso ríe cuando se le pregunta. La nieve de las pasadas semanas dejó incomunicado en varias ocasiones Cepedelo. A esto se añade el viento que normalmente sopla en la zona. «Esta mañá cando baixei case daba medo, había un remuíño de neve que asustaba», explica Secundino. Quizás esa es la principal razón, además de la edad de los vecinos, por la que muchos ya se han trasladado a vivir en invierno a Viana (a 20 kilómetros de Cepedelo).

Cepedelo es el pueblo más alto de Galicia, a 1.300 metros de altitud, en Viana de Bolo
Cepedelo es el pueblo más alto de Galicia, a 1.300 metros de altitud, en Viana de Bolo

«Isto acabouse, porque hai tempo que ninguén mira para nós. Só hai que ver a estrada»

Cepedelo no es un pueblo abandonado. Sorprende el buen estado de sus casas y de su iglesia, aunque ya hace tiempo que no hay misas, ni dominicales. Elías Fernández tiene en esta zona ganado y aprovecha que la carretera ya está limpia de nieve para ver si todo está en orden. «Hai catro anos que teño aquí a explotación gandeira. Os días de neve son moi malos, chegamos case ao metro de espesor», explica. Lamenta que en invierno sean muy pocos los que pasean por las calles del pueblo. «Este lugar sempre tivo moita xente e no verán veñen os que están por aí en Barcelona, Madrid..., pero no inverno está case morto», dice. Recuerda tiempos en lo que en esta época del año había casi ochenta personas. «Isto acabouse, porque hai tempo que ninguén mira por nós. Estamos illados. Só hai que ver como está a estrada. Se me pasa algo por aquí, aquí quedarei, porque non hai quen te socorra», critica.

Es la hora de comer y el día está soleado. A lo lejos se acerca Francisco Carballo. Es otro vecino de la localidad: «En inverno estamos abaixo, pero hoxe subín con miña, nai xa que o día está moi bo», dice. Llegó a Cepedelo desde Cáceres, cuando su padre empezó a trabajar en la presa de Pías, al lado del pueblo. «No mes de abril xa vimos para aquí, cando o tempo é mellor. En inverno a vida é moi escrava, e iso que agora non cae tanta neve», explica. Le da pena, pero entiende que los jóvenes se hayan ido. Coge el teléfono móvil para constatar que es el pueblo más alto de Galicia, pero le falla la cobertura. «Ás veces temos problemas, depende da empresa. Coa televisión vemos case todo», destaca.

Francisco y Elías acuden con regularidad a Cepedelo
Francisco y Elías acuden con regularidad a Cepedelo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
25 votos
Comentarios

Secundino, el gallego que más alto duerme