Se excusa en árabe y por fax desde Marruecos para no ir al juicio por un caso que él mismo denunció

La vista tuvo que suspenderse en la Audiencia por segunda vez


ourense / la voz

A finales de enero del 2017 acudió a la comisaría de Ourense a denunciar haber sido víctima de un robo y una agresión sexual y acusaba a dos sospechosos, pero ahora a las autoridades les está siendo complicado conseguir que acuda al juicio y confirme aquella primera denuncia. Y es que tras haberse suspendido la vista el pasado mes de marzo, debido a que el perjudicado y principal testigo no se personó en la sala de vistas de la Audiencia provincial, este lunes ha sido de nuevo necesario aplazar del juicio porque aunque ahora el individuo sí está localizado, se encuentra al parecer mal de salud.

Así se indicaba en un fax que llegó el jueves por la tarde a la sección segunda de la Audiencia provincial desde Marruecos. Escrito en árabe y francés, en el documento se advertía a los jueces de que este hombre no se podría personar en Ourense por padecer una enfermedad. Tras ser informadas las partes sobre esta novedad, la defensa del único sospechoso que sí se ha localizado -el otro, Abderramán N., está en rebeldía y por ahora no se le espera- mostró su negativa a una nueva suspensión y pidió que se celebrase el juicio a pesar de todo, si bien la Fiscalía se opuso y los magistrados optaron por la suspensión, en previsión de que el denunciante se recupere pronto y pueda de nuevo ser citado para, esta vez sí, acudir al juicio. Y es que su testimonio resulta clave para dilucidar los hechos y, sobre todo, las responsabilidades penales que pudo haber tenido en ellos el acusado Ion A. B., para quien el fiscal solicita once años de prisión.

Todo se remonta a la noche del 25 de enero del 2017. Según se recoge en el escrito de acusación, Ion A. B., Abderramán N. y una tercera persona que no ha podido ser identificada, quedaron con la víctima en la calle Jesús Soria de la capital con el fin de comprarle un teléfono. Sin embargo, después de conseguir que el perjudicado aceptara subirse en el coche con ellos, los acusados lo llevaron a la zona de Oira. Allí Abderramán le habría colocado un cuchillo en el abdomen. «Tras agredirlo con bofetadas y puñetazos le obligaron a que les entregara todo lo que llevaba, consiguiendo de esta forma hacerse con 96 euros en efectivo, así como dos tarjetas bancarias y un móvil», recoge el escrito del fiscal. El episodio no habría terminado ahí, ya que siempre bajo la intimidación del cuchillo y el uso de la fuerza física, habrían obligado a la víctima «a desnudarse totalmente y a practicarle una felación al procesado Abderramán». Tras esto los acusados lo habrían dejado marchar, «advirtiéndole de que no denunciara estos hechos porque de lo contrario le quitarían la vida». A pesar de esto el perjudicado se personó en la comisaría para contar lo que le había ocurrido, si bien tras hablar con un agente se marchó a su casa para buscar el DNI. No volvió hasta cinco días después, cuando sí firmó la denuncia, si bien posteriormente renunció a ejercer acciones penales.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ourense

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Se excusa en árabe y por fax desde Marruecos para no ir al juicio por un caso que él mismo denunció