Obesidad mórbida

Diego Bellido Guerrero ESPECIALISTA EN ENDOCRINOLOGÍA Y NUTRICIÓN EN EL HOSPITAL ARQUITECTO MARCIDE (CHUF)

OPINIÓN

CESAR QUIAN

30 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La obesidad es una enfermedad crónica, definida como un exceso de peso -pero mejor de grasa corporal- que constituye una pandemia a nivel global. En nuestro medio el exceso de peso corporal afecta a un tercio de la población infantil y a más del 60% de la población adulta. Las cifras se incrementan con la edad. La clasificamos por el índice de masa corporal IMC (relación entre peso y talla). Hablamos de sobrepeso por encima de 25, de obesidad por encima de 30 y obesidad mórbida por encima de 40. La obesidad debe ser considerada una enfermedad porque lo es en sí misma, y porque es a su vez el principal factor de riesgo de enfermedades metabólicas, cardiovasculares, locomotoras, osteoarticulares, psicológicas, mentales e incluso de desarrollo de once tipos de cáncer.

Las estrategias preventivas incentivando estilos de vida saludables -que agrupan medidas efectivas tanto en dieta como de incremento de actividad física a nivel poblacional- son necesarias. El tratamiento debe sustentarse sobre las mismas bases de forma personalizada con apoyo multidisciplinar de los profesionales de la salud y siempre contando con la participación activa del paciente.

Si la obesidad en sí misma es un enorme problema de salud, creciente y que supone un enorme gasto sanitario y laboral, mucho más lo es la obesidad mórbida. Este grado de obesidad también está creciendo, y supone más del 3 % del porcentaje global, pero experimenta un fuerte incremento en los últimos años en nuestro medio.