Para salvar a Alcoa todos debemos remar en la misma dirección

Reyes Maroto
Reyes Maroto MINISTRA DE INDUSTRIA, COMERCIO Y TURISMO

OPINIÓN

César Arxina

29 jul 2021 . Actualizado a las 22:40 h.

Todos recordamos la fecha del 25 de junio de 2020. Ese día Alcoa comunicó a la representación legal de los trabajadores y a la autoridad laboral que procedía a iniciar, de forma oficial, un procedimiento de despido colectivo en su planta de aluminio en San Cibrao (Lugo). Con esa decisión, Alcoa continuaba con un proceso de desinversión a nivel mundial, especialmente activo en España, y abandonaba definitivamente el mercado español después de décadas produciendo aluminio en nuestro territorio.

Desde entonces, desde el Ministerio de Industria hemos trabajado sin descanso con los representantes sindicales de la planta y la Xunta de Galicia para mantener las capacidades industriales y el empleo. Y hasta el momento esta lucha colectiva ha tenido sus resultados porque la decisión de despido colectivo fue declarada nula judicialmente mediante sentencia de 17 de diciembre de 2020. Dicha sentencia apreció mala fe por parte de Alcoa durante la negociación, tanto de la venta como de los despidos.

En enero, Alcoa manifestó su voluntad de vender la planta. Sin embargo, hasta el momento esta venta está bloqueada a pesar de tener varias ofertas de distintos operadores. Desde el Gobierno siempre hemos mostrado nuestro compromiso de contribuir a la viabilidad de la planta de Lugo y hemos puesto a disposición de la empresa los instrumentos de los que disponemos para ello.