La CEOE blanquea a Pedro Sánchez

Gonzalo Bareño Canosa
Gonzalo Bareño A CONTRACORRIENTE

OPINIÓN

Benito Ordoñez

18 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Mariano Rajoy se identificó tanto con su personaje, que realmente afrontaba los problemas más complejos sin hacer nada y esperando a que se resolvieran solos con el paso del tiempo. «A veces la mejor decisión es no tomar ninguna decisión. Y eso es también una decisión», era su máxima. Pedro Arriola, el eterno gurú del PP, le recomendaba que, estando en la oposición, se limitara a sentarse en la puerta de su casa hasta ver pasar el cadáver de su adversario. Con ese insólito breviario, y tras perder dos veces contra Zapatero, consiguió por fin llegar a la Moncloa ante la combustión espontánea del socialista, alcanzando la mayor victoria de la derecha: 186 diputados. Pero luego pasó lo que pasó. Los problemas tienen la fea costumbre de regresar del pasado para pasar factura.

Pero si Rajoy quedará en la historia anclado a su caricatura de don Tancredo, Pedro Sánchez pasará a los anales como el gobernante que creía que los ciudadanos lo olvidan todo y el paso del tiempo borra hasta la mayor de las mentiras. Ni siquiera se esfuerza en explicar por qué dice exactamente lo contrario que hace un año y medio sobre los indultos, sobre Puigdemont y sobre cualquier cosa. Cree que puede pastorear a los votantes haciéndoles apoyar una cosa hoy y la contraria mañana. Y que, digan lo que digan los sondeos, los mismos que le votaron demonizando los indultos le votarán la próxima vez después de concederlos.

El tiempo lo dirá, pero creo que no será así. Los ciudadanos no son como la CEOE, ávida de recibir los fondos europeos y capaz por tanto de blanquear a Sánchez avalando sus trampas sobre el fin social de los indultos. Son solo negocios. Nada personal. Y, por eso, creo que si a Rajoy lo acabó desalojando su pasado, Cataluña será la tumba política de Sánchez. Porque el tiempo, en contra de lo que supone, no lo borra todo. Muchos de los que lo apoyaron en el 2019 no olvidarán que para garantizarse el poder los engañó, se alió con los mayores enemigos de España, ninguneó al rey y deslegitimó al Tribunal Supremo. Demasiado pasado para ser borrado. Digan lo que digan los empresarios.