Daños colaterales

Ernesto Sánchez Pombo
Ernesto S. Pombo EL REINO DE LA LLUVIA

OPINIÓN

PSC

14 feb 2021 . Actualizado a las 23:22 h.

Las elecciones catalanas tienen siempre un especial significado para los que habitamos a este lado de la Serra del Montsec. Se dice que cuando Cataluña vota, la onda expansiva llega a toda España y así viene ocurriendo; en esta ocasión, quizás más, porque los resultados de ayer dejan unos efectos, o más bien daños, colaterales esenciales en la política nacional. Las urnas ratificaron lo que ya se preveía. La victoria de los independentistas. Pese a sus difíciles relaciones, nadie duda que serán capaces de entenderse, como ya hicieron, para alzarse con el Govern. Eso sí, JxCat tendrá que ir a remolque de ERC que será quien lleve el liderazgo.

Y todo lo demás que dejan las urnas son estropicios. Todos ellos a nivel estatal. Por una parte, el derrumbe de Ciudadanos que de vencedor en 2017, con 36 escaños, cae a los 6; y una nueva caída del PP que sitúa a Pablo Casado en una complicadísima situación, por mucho que ayer salieran, perfectamente alineados, sus cofrades a desmentirlo. Y en el debe de los dos, Cs y PP, hay que anotarles la irrupción de Vox en el Parlament, al que llega con una fuerza inexplicable.

Pero el más damnificado es, sin duda, el presidente Sánchez a quien al gozo de ver al PSC ganador, duplicando escaños, se une la amargura de un esfuerzo inútil porque el efecto Illa no llegó a buen término. Y aunque desconociendo si el cordón sanitario a los socialistas irá más allá del jueves, esta vez más que nunca se hace realidad aquello de que en ocasiones ganar es perder. Ahora se verá abocado a recuperar la mesa del diálogo, hablar de referendo y aprobar indultos.