¿Quién prefiere que le espíe, Google o Huawei?


«Este es un país libre». La frase se repetía en todas las películas, telefilmes y series norteamericanos y llegué a pensar que formaba parte de un código no escrito de Hollywood: tenía que figurar indefectiblemente en el guion, igual que la bandera de barras y estrellas aparece sin falta en al menos una escena de cualquier producción made in USA. Siempre me pareció pretenciosa porque en ese país, por ejemplo, no se podía beber a gollete una cerveza por la calle (salvo que estuviera dentro de una bolsa de papel) y en muchas ciudades había toque de queda para los menores, algo que distaba mucho del concepto de libertad que teníamos en la España de los años 70 y 80.

Por supuesto, la sentencia buscaba contraponer el american way of life a la vida que había tras el telón de acero. En lo comercial significaba la libre competencia, el derecho de cualquier persona o empresa a participar en el mercado de bienes y servicios, sin intervencionismo estatal ni monopolios, que era lo propio de los países comunistas.

Washington acaba de fulminar el libre mercado con su decisión de vetar a Huawei. Lo ha hecho tras acusar a la compañía china de utilizar los productos que fabrica -desde el móvil más pequeño hasta los costosos equipos de telecomunicaciones que conectarán las redes 5G- para espiar. Algo de lo que no ha presentado ni una sola prueba, al más puro estilo de las armas de destrucción masiva de Irak, pero tampoco la necesitamos.

Los usuarios de dispositivos móviles no vivimos engañados, sabemos perfectamente que ese smartphone, tableta, ordenador, altavoz inteligente... hasta el coche que conducimos, si tiene un micrófono nos está escuchando. Obedecen nuestras órdenes y al mismo tiempo recopilan una cantidad infinita de datos, porque los datos son el petróleo de la era digital. Nosotros hemos decidido vivir así y también podemos elegir quién queremos que nos espíe: Google, Huawei, Apple, Samsung, Microsoft, Amazon...

Las últimas decisiones de Trump semejan encaminadas a buscar nuevos enemigos exteriores -China, Irán...- que le garanticen la reelección en las presidenciales del 2020: nada excita tanto al votante norteamericano como el patriotismo. Pero con su bloqueo a Huawei se ha puesto al mismo nivel que un régimen, el de Pekín, que prohíbe a sus ciudadanos acceder a Google, Facebook, Twitter, YouTube y la mayoría de los medios de comunicación occidentales. El pirómano y el gran cortafuegos.

Google-Huawei: todas las claves de la Primera Guerra Mundial Digital

Javier Armesto

La lucha entre Estados Unidos y China por el control del 5G está detrás del boicot a Huawei. La compañía china tiene recursos para hacer frente al conflicto pero otros fabricantes, incluidos algunos del país asiático, podrían salir muy beneficiados

El anuncio de Google de vetar a Huawei ha revolucionado el panorama tecnológico y sembrado dudas entre los millones de usuarios que utilizan dispositivos de Huawei. Pero las implicaciones de esta guerra digital (sin fuego real pero que puede causar cuantiosos daños económicos) entre Estados Unidos y China van más allá de smartphones y tabletas y se extienden a la nueva tecnología del 5G que está a punto de desembarcar en todo el mundo. Esta son las claves del conflicto:

¿Qué supone la decisión de Google?

Significa que los dispositivos ya existentes de Huawei dejarán de recibir actualizaciones del sistema operativo Android, y los que lance la compañía china a partir de ahora no incluirían la tienda de aplicaciones Play Store, ni apps propias de Google como Gmail, Maps, YouTube o el navegador Chrome. Tampoco recibirán (ni los antiguos, ni los nuevos dispositivos) soporte por parte de Google para problemas técnicos relacionados con Android.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

¿Quién prefiere que le espíe, Google o Huawei?