¿Un tripartito a la sombra de Beiras?


Si hubiese elecciones autonómicas el domingo que viene, dice Sondaxe, el PP de Feijoo bajaría 5 escaños, y perdería lo que es su seña de identidad: la mayoría absoluta. Frente a los 36 escaños que retendría la derecha, una izquierda tripartita, formada por cuatro partidos (PSOE, BNG, Anova y EU), se alzaría con 39 escaños, cuya distribución parece hecha, en vez de por los ciudadanos, por un diablo travieso que quiera ponernos ante un mundo imposible: 17 escaños para el PSOE, 15 para la AGE de Beiras, y 7 para el BNG. Y eso es tanto como decir que, desde la perspectiva matemática, existe la posibilidad de un Gobierno tripartito, que, aunque podría estar presidido por cualquiera, tendría a Beiras por patrón y referencia indiscutible.

Núñez Feijoo, que en apariencia tendría un severo castigo, resiste como un jabato, ya que su desplome no es comparable al que, de acuerdo con el CIS, está afectando a Rajoy en la política nacional. Feijoo mantendría un liderazgo destacado, y comparativamente aumentado, dentro de las filas del PP. Su valoración en Galicia, y su popularidad, solo son comparables con las de Beiras. Y por eso cabe decir que nos encaminamos hacia un sistema de dos líderes, tres grupos y cuatro partidos que ofrece innumerables incógnitas.

Pachi Vázquez, cuyo partido pasa de 18 a 17 diputados, pierde en realidad 6 escaños, porque en su pasivo hay que anotar la plaza que le cede a Beiras y los 5 escaños que, en esta circunstancia de crisis y descalabros, debería heredar del PP. Por eso creo que el dato del PSOE es el más importante, negativo y preocupante de cuantos se deducen de la encuesta publicada por este periódico.

El BNG, que intenta salvarse abrazándose a Amaiur, repitiendo las tonterías de Artur Mas, y haciendo política independentista para un electorado soberanista que en Galicia no existe, mantiene sus 7 escaños. Pero es evidente que, bajo esa apariencia de estabilidad en su trágica caída, el partido de Guillerme Vázquez y Paco Jorquera pierde todos los objetivos que se había propuesto en los últimos 20 años de esforzada reconducción institucional: ser la referencia del nacionalismo gallego, sobrepasar electoralmente el PSOE, y ser la cabeza de una alternativa de izquierdas. Tres sueños que a corto y medio plazo ya no parecen posibles.

En tales circunstancias creo que la encuesta de Sondaxe apunta otra vez hacia un Gobierno del Partido Popular en minoría, que, seguramente presidido por Alfonso Rueda -el político más valorado (4,05) después de Feijoo (4,8) y antes de Beiras (4)-, tendría que aguantar el bache de dimensiones apocalípticas en el que está cayendo el PP de los recortes y ajustes, del Gürtel, de Bárcenas y de la parálisis absoluta. Pero para todo eso falta una eternidad, y el panorama puede cambiar, a razón de una vez por semana, 52 veces por año.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
43 votos

¿Un tripartito a la sombra de Beiras?