La firma veinteañera que nació tras una carta y una llamada

La coruñesa Logística Vantrans cumple este 2020 dos décadas de vida consolidada como referente en el transporte de perecederos. La compañía trabaja estos días a destajo para mantener el suministro de alimentos a los ciudadanos


Redacción / La Voz

Las casualidades, dicen por ahí, no existen. Que la compañía de Ana María Suáñez naciese un 8 de marzo del 2000, por ejemplo, no puede ser un capricho del destino. No lo es, de hecho. Aquel día de hace veinte años veía la luz Logística Vantrans, una firma dedicada al transporte de mercancías por carretera, principalmente perecederos, que estos días afronta un reto mayúsculo: garantizar el suministro de alimentos a las cadenas de distribución para evitar un desabastecimiento a causa de la crisis del coronavirus.

La historia de Vantrans es, de algún modo, un reflejo de la de su fundadora. Una mujer decidida que conquistó su sueño con la valentía que asiste a solo unos pocos. Una vida sintetizada en una carta y una llamada de teléfono. La primera, la que le envió a comienzos de los años 90 a Javier Solana, por aquel entonces ministro de Educación, para que la ayudase a conseguir una beca y acceder a los estudios universitarios. Su situación familiar, crítica, no se lo permitía. Quería estudiar Económicas.

Solana se conmovió con el relato y tramitó la ayuda para la joven, que solo unos años más tarde acabaría la carrera con un expediente brillante.

Al finalizar sus estudios, Suáñez empezó a trabajar en el mundo de la logística en una multinacional cuyo principal cliente era Pepsi Co. Unos problemas en su empresa la llevaron a sopesar la idea de emprender. Y fue entonces cuando hizo la llamada. A Holanda, nada más y nada menos, a la sede del actual grupo de transportes VDH, uno de los más importantes de Europa. Le explicó a Jan Van Dongen, el director general, su idea de crear una firma de logística. Quería que ellos fuesen sus socios.

Semanas después estaba en Holanda cerrando el trato. Acababa de nacer Vantrans. El resto de la historia es trabajo y más trabajo hasta convertirse en un referente en el sector español del transporte de perecederos, verduras y frutas de todo tipo pero especialmente patata, un segmento muy potente en el que la colaboración con Pepsi Co (matriz de Lays) y con casi todas las grandes empresas de aperitivos españolas juega un papel crucial en la dinámica de la compañía.

Las cifras de la firma coruñesa lo dicen todo: ventas de cuatro millones de euros anuales, 80.000 toneladas de mercancías trasladadas al año, una flota de camiones propios y de autónomos, presencia operativa en Francia, Alemania, Bélgica... Veinte años, visto lo visto, han dado para mucho.

Una petición de calma en los días más difíciles

Ana Suáñez y su equipo llevan algo más de una semana trabajando sin descanso. La crisis del coronavirus representa un reto para todos ellos. Cada día que las estanterías de los supermercados han quedado vacías ha supuesto un nuevo desafío para Vantrans, uno de esos engranajes casi invisibles de la cadena que ha ayudado a atenuar los efectos de estos días difíciles. Suáñez cree que es el momento de lanzar un llamamiento a la calma: «Que nadie se preocupe, no va a haber escasez de alimentos. Todos estamos trabajando para que así sea. Hay que mantener la tranquilidad».

La CEO de Vantrans pone en valor el trabajo de su equipo en estos días complicados. Tanto es así, que reconocerá su aportación allí donde de verdad importa: «Mi gente va a ganar más dinero porque está haciendo un gran esfuerzo», asegura.

Cuando todo esto termine, la compañía coruñesa profundizará en los proyectos en los que estaba trabajando, como la implantación de un nuevo sistema tecnológico que permitirá tanto a la empresa como a sus clientes consultar toda la información relativa al tránsito de cada uno de los transportes que fletan.

Y todo ello sin renunciar a lo que Suáñez considera una de las señas de identidad de su empresa: el trato con los clientes. «Nosotros llevamos trabajando 10, 15 o incluso 20 años con las mismas compañías. Un cliente que requiere nuestros servicios no se va. Nos ganamos su confianza y así queremos que siga siendo muchos años más», concluye.

Ana Suáñez, CEO de Logística Vantrans

«Javier Solana confió en mí y parte de Vantrans se debe a su decisión»

Ana Suáñez transmite pasión y seguridad a partes iguales. No parece exagerado afirmar que es así como ha logrado levantar una empresa en un sector claramente dominado por los hombres.

—Su historia con Javier Solana parece un cuento de hadas.

—Sí, efectivamente. Él confió en mí y una parte de lo que es hoy Vantrans se debe a la decisión que tomó en su día. Algún amigo me decía que estaba loca por escribirle pero mira tú...

—Lo de presentarse en Holanda no le va a la zaga.

—Allí me fui, con los números y el plan de negocio bien clarito. Al principio me tomaron un poco en broma, pero en cuanto se pusieron a analizarlo todo dejaron de sonreír y creyeron en mi proyecto. Hoy, 20 años después, siguen siendo mis socios. Vantrans forma parte del grupo VDH.

—¿Por qué trabajan tanto la patata? ¿Tiene algo que ver con la potente producción de Galicia?

—Galicia es la región que más patata produce, pero también la que más consume. Y donde más importancia se le da a la patata buena, aquí tiene que venir un producto de primera, de ahí el crecimiento en este segmento de negocio.

—Estos días habrán sido realmente extenuantes...

—Para que te hagas una idea, ha habido días en los que hemos cargado tantos camiones como en una semana entera. Hay que llamar a la calma. Producción va a haber y los transportistas no vamos a parar, ese es nuestro compromiso. Esperemos que con el paso de los días todo se tranquilice.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La firma veinteañera que nació tras una carta y una llamada