La actriz gallega que desmontó la gran mentira de los influencers

L. G. del Valle REDACCIÓN / LA VOZ

MERCADOS

La coruñesa Almudena Ripamonti se convirtió en un reclamo para muchas compañías tras comprar miles de seguidores falsos

07 nov 2019 . Actualizado a las 12:27 h.

Ahora mismo tiene en su cuenta de Instagram (que, por cierto, es privada) casi 66.000 seguidores. Una cifra nada desdeñable que ya hubiera querido esta actriz para sí hace tres años, cuando veía cómo en los cástings a los que se presentaba los directores daban más importancia al número de followers de cada candidata que a su valía como intérprete. Por eso, cuando en el 2017 Almudena Ripamonti recibió en sus manos el proyecto Sirena, de la agencia Human to Human (H2H), no lo pudo rechazar. Se trataba de un ambicioso plan que requería de las dotes maestras de esta coruñesa para engatusar a público y marcas y, finalmente, evidenciar que con los conocimientos adecuados es perfectamente plausible fabricar una influencer desde cero. Tardaron solo cuatro meses en demostrar que el mundo instagramer puede que sea de color rosa, pero está hecho de cartón piedra.

«En H2H crearon una herramienta que, mediante un algoritmo, identificó lo que ya intuían: la mayoría de influencers compraba seguidores y likes; esto es totalmente perjudicial para las empresas porque confían su imagen de marca y sus productos a gente que ha inflado sus cuentas, con lo que la inversión no habrá dado ningún beneficio», relata la joven herculina. De esta manera, comenzaron una operación que posteriormente difundieron a través del documental El gran fraude de los influencers y que refleja a la perfección el título de los nueve minutos del vídeo. 

La baza de los «bots» árabes

«Creamos una cuenta falsa de Instagram, me borré mi cuenta real, aprendí a posar como lo hacen estas chicas y comenzamos a comprar bots árabes, que aunque también los hay españoles, estos son más baratos». Así comenzó a fraguar Almudena sus primeros 10.000 seguidores -no sin una cuidadísima selección de prendas que devolvía después de cada sesión de fotos-, y esto fue suficiente para que, sobre todo, marcas de cosmética y moda empezaran a mandarle regalos o a interesarse por su figura para llegar a acuerdos de cara a futuros patrocinios. «Al principio se interesan por ti marcas pequeñas, que son las que no pueden llegar a instagramers con más seguidores, pero conforme crecen tus followers te llaman otras compañías», aclara Ripamonti, que reconoce que «si un influencer es real y tiene muchos seguidores, la capacidad de impacto en su público es brutal y como estrategia de márketing es buenísima, el problema es que hay muy pocos».