Máquinas y robots capaces de casi cualquier cosa

La empresa vilagarciana lleva cerca de cuarenta años Actualmente está trabajando con firmas de Francia, Filipinas, México y Ecuador


Vilagarcía / La Voz

Tacore nació en 1982 de la mano de Emilio y Juan González Lago, a los que pronto se sumó su hermano Javier. Hoy ya se ha incorporado la segunda generación de la familia para hacerse cargo de una compañía que desde su planta de Vilagarcía diseña y fabrica maquinaria industrial para factorías de medio mundo. «A nosa primeira gran operación foi en Brasil. Fixemos unha fábrica completa no que hoxe é Calvo», explica Javier, portavoz de la empresa. Curiosamente, la firma nació centrándose en el naval, pero pronto acabó derivando hacia otros sectores como el metalgráfico, el lácteo y, sobre todo, el conservero. Allí encontró su principal nicho de clientes y se especializó en las conservas de pescado.

«Pouco a pouco fomos derivando cara a maquinaria para uso alimentario e agora, aínda que estamos especializados en conservas de peixe, tamén facemos de vexetais», añade al tiempo que insiste en que su compañía es capaz de ofrecer soluciones a los problemas casi de cualquier empresario. «Agora estamos construíndo unha máquina para conservas de polo en Filipinas e un cocedeiro para un dos maiores fabricantes de atún en México», añade. Porque muchos de los clientes de Tacore se encuentran más allá de las fronteras españolas. «Xa hai moitos anos que exportamos. Agora acabamos de estar en Ecuador, nunha feira que houbo a semana pasada, e sempre estamos na busca de novos mercados», explica. Su internacionalización empezó por Sudamérica, «polo tema do idioma e porque hai moita conserveira», sostiene. Pero hoy llegan a medio mundo. Además de en Filipinas y México, están elaborando una máquina para Bonduelle, en Francia.

En esta compañía vilagarciana tienen claro que el secreto de su éxito radica en su equipo humano, en los profesionales que día a día «van facendo que te diferences do resto». También, en la investigación, en el I+D+i constante. Informáticos, ingenieros y hasta telecos componen el capital de una firma que no cesa de desarrollar proyectos de investigación, como algunos de visión artificial que incluyen máquinas que son capaces de seleccionar el pescado en función de su tamaño o de desechar latas que presentan defectos de cierre. «Fomos pioneiros en introducir este tipo de tecnoloxía no peixe», añade Javier. Ofrecer soluciones a las empresas es su máxima. Diseñan, fabrican y se adaptan a la perfección a las exigencias de sus clientes. Sus máquinas ya pueden hacer casi cualquier cosa.

Brazos que montan cajas, colocan la mercancía y la apilan en palés

El trabajo de Tacore comienza haciendo un estudio de las necesidades de sus clientes. Son capaces de diseñar a medida máquinas con unas características determinadas o de poner en marcha factorías enteras. Y no termina cuando el nuevo sistema está funcionando: ofrecen formación y asesoramiento. «Ás veces os operarios se teñen que adaptar a esa nova forma de producir. De nada vale ir coa última tecnoloxía se non saben usala», añade Javier González Lago. Entre sus nuevos productos destacan los robots, brazos articulados que son capaces de montar cajas de cartón, llenarlas de mercancía y apilarlas en palés.

También en este tipo de maquinaria Tacore es capaz de ir un paso más allá y ofrecer soluciones personalizadas. Sus robots parten de un brazo articulado, pero es en los diferentes sistemas de garra en los que radica la diferencia. «Nós programamos e deseñamos tipos diferentes para darlle solucións aos nosos clientes e que desa maneira poidan reducir costos», insiste. Suyos son robots capaces de coger botellas de cerveza de seis en seis y meterlas en los envases de cartón. O de levantar doce latas de refresco e introducirlas en las características anillas de plástico. Todo con un cuidado y una delicadeza extrema, pero también con la rapidez propia de cualquier cadena de producción. «As aplicacións que teñen son infinitas», concluye el responsable de la empresa.

«Vendemos solucións, adaptámonos ás necesidades dos nosos clientes»

M. Alfonso

Aínda que están especializados na conserva de peixe, en Tacore son quen de facer máquinas para case calquera proceso industrial. De feito, traballan xa con empresas de conservas vexetais.

­-Vostedes traballan un pouco a demanda do cliente. Son quen de adaptarse ao que precisa.

-Aparte de vender maquinaria, vendemos solucións. Adaptámonos ás necesidades dos nosos clientes, ao seu produto, ao formato da lata, á velocidade que precisa, ao espazo que ten... Despois de entrar en contacto co cliente facémoslle un estudo das necesidades que ten a súa planta e debuxamos o que lle fai falla, dende unha máquina a unha fábrica completa.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Máquinas y robots capaces de casi cualquier cosa