Feijoo reflota la ley de acuicultura

El presidente cierra el último Consello Galego de Pesca antes de su renovación explicando que la nueva normativa ha de nacer bajo la «codirección e consenso»

.

santiago / la voz

El Gobierno gallego mostró ayer su interés por sacar adelante un nuevo proyecto de ley de acuicultura, después de dejarlo aparcado la legislatura pasada por el malestar generado entre los mariscadores y bateeiros, pues entiende que es un instrumento útil para dotar de mayor «seguridade xurídica» al sector y para asegurar la calidad ambiental de las rías gallegas. Así lo expresó el propio presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, quien participó ayer en Santiago en la última reunión celebrada por el Consello Galego de Pesca antes de la renovación de sus miembros.

No es la primera vez que la Xunta dejó entrever que no renunciará a impulsar una nueva legislación para ordenar el sector de la acuicultura. La conselleira do Mar, Rosa Quintana, dijo varias veces que el anteproyecto no está retirado, sino tan solo aparcado, desde febrero del 2016, a la espera de que se pueda reformular y reactivar en diálogo con el sector.

Y Feijoo se apuntó a esta misma tesis en el discurso pronunciado en la reunión del Consello Galego de Pesca, celebrado en un salón de actos de San Caetano. El mandatario autonómico reflotó el borrador, arguyendo que la Xunta no tenía más interés que «protexer ao sector», e insistió en que la ley acuícola «non é para o poder», sino para el propio sector. «Queremos que o sector teña unha lei para que poda vivir», señaló el presidente del Gobierno autonómico, que también mostró su interés porque la nueva normativa nazca bajo la «codirección e consenso de todo o sector». 

Independencia y autonomía

El jefe del Ejecutivo aprovechó su intervención para poner en valor el trabajo elaborado por el Consello Galego de Pesca, mediante la formulación de propuestas y posiciones que después se hicieron valer en Madrid y en Bruselas. Y de este órgano representativo destacó tres cualidades. La primera, la importancia que fue ganando como referente del sector tras su creación en el 2002, pero también resaltó su «independencia» a la hora de elegir a sus representantes y la «autonomía» para fijar sus posiciones y los contenidos de sus reuniones.

Feijoo hizo un llamamiento a «reactivar» el sector de la pesca y el marisqueo en la actual legislatura, y por extensión a reactivar todo el sector primario, y considera que el Gobierno gallego está en buen camino, pues desde el 2012 aumentaron las cuotas de pesca en un promedio del 60 %, con picos superiores al 100 % en caso como la merluza de aguas del Gran Sol.

«Só con traballo -manifestó el presidente- se pode facer que o valor económico das vendas de peixe e marisco fresco acade no 2016 a mellor cifra dos últimos 20 anos, 491 millóns de euros» y propuso seguir trabajando mano a mano con el sector para afrontar los restos pendientes, como la salida del Reino Unido de la UE, y las repercusiones que puede tener sobre la flota gallega. 

Una de cal y otra de arena

Previamente, Rosa Quintana presentó a Feijoo en el Consello como el «máximo defensor» y también su «máximo hostigador» para defender el sector y hacer bien su trabajo.

El Consello Galego de Pesca agota su mandato y será renovado a partir de septiembre

Quintana dice que Feijoo es su mayor «hostigador» para pelear por la defensa del sector

Votación
4 votos
Comentarios

Feijoo reflota la ley de acuicultura