Juanfran contra Francisco, pulso de revulsivos con metas muy distintas

Lugo y Girona calcan sus números desde que cambiaron de entrenador y se disputan en el Ángel Carro otro paso hacia la permanencia o el ascenso


Sin tiempo para recrearse en la buena marcha que ha multiplicado sus ilusiones y opciones de permanencia, el Lugo afronta este domingo otro duelo vital y ante un rival de prestigio que vive una realidad muy distinta. Mientras los rojiblancos pretenden escapar de los puestos de descenso y ganarse una octava campaña consecutiva disfrutando de la Segunda División, los catalanes sí quieren salir de la categoría de plata, aunque por la puerta grande. Un triunfo en el Ángel Carro los acerca aún más al play off de ascenso, pero aún tienen opciones de conseguir un billete directo a la élite del balompié español, situados solo cinco puntos por detrás del Huesca.

Pero aunque persiguen metas muy lejanas, la trayectoria de lucenses y gerundenses es prácticamente calcada desde que cambiaron de entrenador hace solo tres jornadas. Juanfran García y el ex rojiblanco Francisco Rodríguez se mantienen invictos desde que estrenaron su nuevo empleo y sumaron siete puntos de nueve posibles.

El valenciano ha revivido al Lugo con victorias ante el Numancia (3-1) y la Ponferradina (0-1), y un empate entremedias en Santo Domingo contra el Alcorcón (2-2). Los catalanes, por su parte, siguen exactamente la misma cadencia para derrotar al Real Zaragoza (1-0), igualar contra el Sporting en el Molinón (0-0) y ganar también al Almería el pasado jueves (1-0).

Solo dos goles, y de penalti

Pese a los buenos resultados que ha obtenido con Francisco, la relación con el gol del potentísimo elenco de Montilivi no atraviesa su momento más dulce. Desde que el almeriense tomó el mando, solo pudieron anotar dos goles, y los dos los firmó el internacional uruguayo Christian Stuani desde el punto de penalti.

Precisamente, el olfato del pichichi de LaLiga Smartbank, que acumula 26 tantos, es uno de los factores a los que más atención deberá prestar la escuadra lucensista. El ariete sudamericano condiciona el juego no solo por sus goles, sino también por su calidad y potencia, que subrayó hace unos días el central Marcelo Djaló, uno de los que tendrán que emplearse a fondo para marcarlo.

Pese a su mal momento en el apartado realizador, el Girona tiene una plantilla plagada de futbolistas con talento y experiencia en Primera y, además, ha ganado mucha solidez con su nuevo técnico. Francisco, que cuajó una gran temporada situando al Lugo en la duodécima posición en 2017-18, todavía no ha visto ningún gol en contra de su equipo desde que tomó el mando hace ya tres jornadas.

Cristian Herrera podría regresar al once por la baja del sancionado Manu Barreiro

Pese al escaso margen de descanso entre jornada y jornada que deja el nuevo fútbol en convivencia con la pandemia, no se espera que Juanfran García toque demasiado su equipo. Todo hace indicar que el valenciano mantendrá contra el Girona el esquema 1-4-4-2 que tan buenos resultados le está dando.

El goleador en el derbi dos Ancares contra la Ponferradina, Manu Barreiro, será baja por acumulación de tarjetas. Su sustituto podría ser el canario Cristian Herrera. A la alineación podría volver también Yanis Rahmani, e incluso como Gerard Valentín, que volvió a desatascar a los lucenses provocando un penalti en el Toralín tras recuperarse de una lesión muscular. Tampoco descartan cambios en los laterales con la vuelta de Kravets al zurdo y Leuko, casi inédito desde que reanudaron la Liga, al derecho.

Tampoco se esperan demasiadas rotaciones en el once del Girona. Alcalá puede ser el sustituto del sancionado Juanpe y Pablo Maffeo se quedó fuera de la convocatoria.

Alineaciones probables

Lugo: Cantero; Leuko, Peybernes, Djaló, Kravets; Fernando Seoane, El Hacen, Jaime Seoane, Rahmani; Herrera y Carrillo.

Girona: Riesgo; Calavera, Ignasi Miquel, Alcalá, Mojica; Granell, Gumbau; Jairo o Valery, Borja García o Álex Gallar, Samu Saiz; y Stuani.

Árbitro: Ais Reig (Comité Valenciano).

Campo: Ángel Carro.

Hora: 19.30 horas (Movistar LaLiga).

La puntería lucense prueba a un rival que nunca perdió en el Ángel Carro

Para derrotar a uno de los rivales más potentes de la división de plata, el Lugo pretende echar mano de la buena puntería que le ha acompañado desde que Juanfran se sienta en su banquillo. Solo siete disparos entre los tres palos bastaron a los lucenses para anotar seis goles y sumar siete puntos importantísimos en tres partidos.

Contra el Numancia, los rojiblancos dispararon a puerta las mismas veces que su rival, cuatro, pero mostraron mucho más acierto. Manu Barreiro, de penalti, Djaló y Carrillo aprovecharon sus opciones, mientras que los sorianos solo transformaron una.

Pocos días después solo dos chuts a la meta valieron para que Carrillo y El Hacen atasen un valioso punto contra el Alcorcón en Santo Domingo. Los alfareros lo probaron el doble.

Algo similar, pero con un final aún más feliz para los de Juanfran, ocurrió el jueves ante la Ponferradina en el Toralín. Desde el punto de penalti y en los últimos minutos llegó el único tiro que dirigió el Lugo a portería, y con él Manu Barreiro puso la pelota en el fondo de la red. Hasta cuatro intentos de los bercianos había rechazado antes Ander Cantero.

Ese mismo acierto, que se traduce en un 85,7%, necesitarán para batir por fin a un Girona que ha sumado puntos en sus cinco visitas al Ángel Carro. Vencieron por 1-2 en 2012-13, 2013-14, 2014-15 y 2016-17, mientras que se llevaron un empate a un gol en 2015-16.

A los lucenses no les fue mucho mejor en Motilivi, donde al menos sí sumaron un triunfo, además de un empate. También cuatro derrotas, la última por 3-1 este mismo curso y dos especialmente dolorosas (6-0 y 4-0).

Tampoco olvidan en Girona un precedente que se sitúa entre los momentos más crueles en la historia del club. En la última jornada del 2014-15 un postrero gol de Pablo Caballero significó el 1-1 definitivo y les chafó el ascenso en favor del Sporting.

El técnico del Girona predice un partido «complicadísimo»

El ex entrenador del Lugo Francisco Rodríguez compareció en rueda de prensa en la víspera de su regreso al Ángel Carro con el Girona. El estratega andaluz predijo un partido «complicadísimo» e instó a sus hombres a centrarse exclusivamente en él, sin pensar más allá: «Sé que los jugadores hacen cálculos, pero lo realmente importante es ganar para dar un paso importante hacia el objetivo, que es garantizar la presencia en el play off».

Desde que llegó al banquillo de Montilivi para sustituir a Martí, sumaron siete puntos de nueve posibles, pero insiste en que su equipo debe ir a más: «Cuando llegamos teníamos que recuperar la ambición de ser un equipo competitivo, ganador y equilibrado. En eso estamos, y estamos muy contentos, pero el objetivo es continuar creciendo. Estoy convencido de que el Girona va a ir a más porque la gente está con muchas ganas, muy ilusionada e implicada».

Francisco, no obstante, insistió en que en el Lugo encontrarán a un rival necesitado de puntos para salir del descenso y en buena forma: «El Lugo viene de sumar siete puntos de nueve también, y se está jugando la temporada. Va a ser un partido complicadísimo». También descartó hacer rotaciones para mantener «a los mejores en el once» y pidió a los suyos «llegar con más gente al área rival».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Juanfran contra Francisco, pulso de revulsivos con metas muy distintas