La muralla del Lugo frente al caos

Ander Cantero da luz al equipo que más remates recibe de Segunda División


REDACCIÓN / LA VOZ

Muchas cosas han cambiado en poco tiempo desde que Juanfran García sustituyó a Curro Torres en el banquillo del Lugo. La principal es que el conjunto rojiblanco sumó siete puntos de nueve posibles que, aunque no lo sacan del descenso, elevan sus opciones e ilusiones para las tres últimas jornadas. La escuadra lucense, no obstante, mantiene algunos de sus vicios y sigue siendo el conjunto al que más rematan.

En las 39 jornadas disputadas hasta ahora, sus rivales chutaron 536 veces, por 529 al Numancia y 518 al Elche. La media de algo más de 13 disparos en contra por encuentro apenas ha variado desde el cambio a un entrenador que se mantiene invicto. El Numancia (3-1) tiró ocho veces, el Alcorcón (2-2) 17 y la Ponferradina (0-1) 14. Estos últimos ni siquiera pudieron marcar porque se encontraron una muralla en la figura de Ander Cantero, a la postre decisiva porque un penalti transformado por Manu Barreiro valió los tres puntos.

No fue, ni mucho menos, la primera exhibición del portero navarro de 25 años, al que la Liga Smartbank propuso entre sus cinco candidatos al hombre de la jornada y que ya acumula diez porterías a cero desde que se afianzó en el once en la novena jornada de competición.

En 31 partidos ha recibido 39 tantos, pero se mantiene entre los mejores porteros de la categoría. Con 106 paradas es el tercero que más trabaja en Segunda División, y solo el guardameta del Elche Édgar Badía (3,80) mejora su media de 3,42 intervenciones por duelo.

El buen rendimiento de Cantero puede ser clave para que el Lugo se gane una octava campaña seguida en la división de plata en tres jornadas en las que recibirá a Girona y Mirandés y visitará al Tenerife.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La muralla del Lugo frente al caos