Lugo perdió su músculo poblacional

Tiene la tercera edad media más alta de España pero apenas 1.500 más jubilados que hace 20 años


lugo / la voz

El Instituto Nacional de Estadística (INE) publicó ayer los datos definitivos del padrón continuo a 1 de enero del 2018 donde se completan los registros municipales que ya hizo públicos hace veinte días. En esta ocasión, el INE define diferentes conceptos que sirven para el análisis demográfico, con variables por edades, por nacionalidades o la evolución de la pirámide poblacional. Partimos de unos datos necesarios que componen el mapa: 331.327 los lucenses censados, de los que 13.398 son extranjeros, el 4,04 %.

edad media: 49,49 años

La tercera más alta de España. La edad media de los lucenses es de 49,69 años. Solo se le superan Ourense (50,45) y Zamora (50,69). Si se analizan los datos de los españoles, la media de Lugo ya sube a los 50,32 años, siendo también superada por Ourense (50,97) y Zamora (51,21). No sucede lo mismo con la población extranjera en la provincia, cuya edad media ya baja a los 34,87 años, ocupando el puesto 23 en España. La población extranjera tiene una edad más elevada en provincias de sol y playa, como Málaga (42,89). Primera conclusión: Lugo tiene una población envejecida y lo sería más si no tuviese extranjeros.

no tantos mayores como pensamos

Similar a hace 20 años. Hay un concepto que se suele destacar sobre Lugo y es el referido a que tiene una población muy envejecida, y no es del todo cierto. Si nos quedamos con el dato de la tercera edad media más alta, podemos presuponer que Lugo tiene muchos ancianos. La provincia registra 95.831 personas mayores de 65 años, solo 1.560 más que hace 20 años. La diferencia de población en dos décadas es totalmente negativa: de los 331.327 del 2018 a los 367.751 de 1998. Sí es cierto que la esperanza de vida ha aumentado. Si se analiza la pirámide de comparación adjunta se puede comprobar como a partir de los 80 años viven más lucenses hoy que hace dos décadas. Aunque es simbólico, casi hay 200 lucenses más que tienen 100 o más años. Conclusión: en 20 años hay casi los mismos mayores pero falta población juvenil e intermedia.

faltan jóvenes y adultos

Casi 38.000 lucenses menos entre 0 y 64 años en dos décadas. En 1998 vivían en Lugo 273.480 personas menores de 64 años y en el 2018 eran 235.496. ¿Dónde están los 37.984 de diferencia si además solo hay 1.560 mayores más con respecto a hace 20 años? ¿Por qué en 1998 había 46.476 lucenses entre 0 y 15 años y en el 2018 eran once mil menos? Y sin contar que estas cifras se han maquillado en parte gracias a la llegada tímida de inmigrantes. En 1998 eran 2.396, el 0,65 % del total. En el 2018 ya eran 13.398, el 4.04 %. Y de estos, 10.978 tienen entre 16 y 65 años, cuando hace dos década eran solo 1.853. Conclusiones: hubo cientos, por no decir miles, de lucenses que se han marchado de la provincia a vivir a otras partes de Galicia, España y el extranjero. Y esto sin hablar de la emigración interior en la provincia, despoblándose el rural en favor de las capitales comarcales. Solo la población extranjera ha paliado el desastre de Lugo. En el 2008, en el estallido de la crisis, vivían 11.582 foráneos en la provincia. Y aunque muchos han regresado, han seguido llegando extranjeros a Lugo y su peso crece. El 5,24 % tiene menos de 16 años.

una pirámide anómala

Más lucenses entre 95 y 89 años que entre 20 y 24. Si nos fijamos en la pirámide de población del 2018 se puede comprobar dónde se encuentra el drama poblacional de Lugo. No solo hay más mayores que jóvenes sino que además la perspectiva a medio plazo no es halagüeña. Si nos fijamos, la horquilla quinquenal con más lucenses es la de 55 a 59 años, con 25.385. En menos de una década la gran mayoría de estos lucenses serán jubilados, mientras que las edades de producción están bajo mínimos. Si se comparan horquillas quinquenales con respecto a 1998, podemos ver que en ese año, entre los 5 y los 39 años había muchísimos más lucenses que hoy; así como mayores de 60 años. Por otra parte, las cifras de 1998 dejan al descubierto problemas estructurales que ya padece la provincia desde el siglo XX. Como ejemplo, la cifra de lucenses entre 55 y 59 años, que no superaba las 20.000 personas. Y es que gran parte de esa generación se había marchado en los 60 y 70, creando sus familias fuera de Lugo.

331.327

Población 1-1-2018

De ellos, 13.398 son extranjeros. Hay 10.000 mujeres.

95.831

65 y más años

En el 2008 eran 98.531 y en 1998, 94.271 lucenses

4.04 %

Extranjeros

Hace veinte años el porcentaje era solo del 0,65 %.

49,4 media

Tercera de España

Solo le superan Ourense y Zamora, con más de 50 años.

762

Más extranjeros

Entre 2017 y 2018 aumentó la población foránea.

256

Centenarios

Hace veinte años solo eran 62 mayores de 100 años.

Hay más rumanos censados en los 67 concellos que todos los extranjeros que vivían en 1998

La llegada de extranjeros a España también se dejó notar, aunque tímidamente, en el censo poblacional de la provincia de Lugo. A 1 de enero del 2018 había registrados 13.398, frente a los 2.396 de hace dos décadas. Son llamativos algunos datos, como que la nacionalidad con más población en Lugo es la rumana, con 2.458, cifra mayor que todos los extranjeros que vivían en la provincia en 1998. En aquel entonces, el grueso de los foráneos era europeo, más de la mitad.

En la actualidad, ya hay más diversidad de procedencias. Así, de los 13.398, de Europa proceden 5.365 (casi la mitad rumanos), mientras que hay censados 4.615 de América (3.206 de países del cono sur) y 2.665 de África, de los que 1.683 son marroquíes y 529 de Cabo Verde. De Asia hay 750 lucenses censados, de los que 334 son indonesios y 241, chinos. Hay 4 de Australia, la misma cifra que en 1998. Por su parte, hace veinte años solo había 43 asiáticos censados, ninguno de ellos indonesios, y 11 chinos. En cuanto a los africanos, ya había una colonia de 83 caboverdianos y los marroquíes solo eran 103.

Lugo referente

El delegado del Gobierno, Javier Losada, afirmaba ayer en Lugo que quieren convertir a la provincia «en un referente del noroeste español». Ojalá lo consigan, por el bien de todos, pero quizás alguien tendría que explicarle a los responsables del Gobierno -así como a los de la Xunta- que Lugo ya es referencia del noroeste peninsular. Y lo es porque sus datos poblacionales así lo confirman. Y lo que es peor, no son cifras que aparecen por sorpresa. Desde hace años se marca una evolución que tendrá consecuencias en el futuro. Pero claro, quizás para ese futuro a largo plazo, gran parte de los que hoy toman decisiones ya no se presentarán a las elecciones y vivirán, ojalá así sea, una buena y merecida pensión.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Lugo perdió su músculo poblacional