Una reforma devolverá eficacia a la depuradora del polígono

Las instalaciones actuales no son capaces de tratar los residuos que recibe


monforte / la voz

Hace tiempo que la estación depuradora de aguas residuales del polígono industrial de O Reboredo no funciona de forma eficiente. No se trata de que sus instalaciones no puedan con el volumen de agua que reciben, sino que la carga contaminante de lo que les llega supera su capacidad de tratamiento. El Ayuntamiento anunció ayer que en pocas semanas estarán en marchas unas obras que pretenden solucionar este problema.

Las obras consisten básicamente en la instalación de un sistema de depuración mediante fangos, que estará en una construcción de unos cuarenta metros cuadrados que será levantada al lado de la estación. Esta mejora necesita una inversión de 147.854 euros, que cubrirán la Consellería de Industria y el Ayuntamiento, aunque el organismo municipal, la entidad que ayer reveló la existencia de este proyecto, no aclaró de qué porcentaje se hará cargo cada uno.

El alcalde de Monforte, José Tomé, explicó que estas obras son necesarias porque hace tiempo que la depuradora del polígono «non fai depuración de calidade». Una vez que el nuevo sistema de filtrado esté operativo, la estación será capaz de depurar correctamente veinticinco metros cúbicos por hora más que ahora. Anualmente, serían 219.000 metros cúbicos más, frente a los 432.525 que procesa en la actualidad.

Aunque la inversión es compartida con la Xunta, será el Ayuntamiento el que contrate la realización de estas obras en la depuradora. El procedimiento para hacerlo está ya en marcha, porque el plazo para que las empresas interesadas puedan presentar sus ofertas quedó abierto ayer mismo.

Según el calendario que anticipó ayer el alcalde de Monforte, las obras deberían estar terminadas a mediados de octubre, con las instalaciones nuevas listas para entrar en funcionamiento. El plazo de presentación de ofertas se cerrará el 23 de agosto y cuatro días después la mesa de contratación se reunirá para evaluarlas.

Desde 1984

La estación depuradora de aguas residuales del polígono de O Reboredo fue construida en 1984 y esta no es la primera ampliación o mejora por la que pasa, pero aún así su capacidad lleva tiempo sobrepasada.

Desde aquel año, la actividad industrial ha crecido en este polígono, aunque sigue teniendo buena parte de su terreno sin edificar y sin vender. Pero es que algunas de las empresas que operan en este polígono, como la láctea Euroserum, consumen un gran volumen de agua y emplean productos químicos que requieren un sistema de depuración más capaz que el que valdría para otro tipo de actividad industrial.

50%

Mejora

Con esta mejora, la depuradora del polígono será capaz de procesar un 50% más de residuos que ahora

Una obra que se pagaría con algunas de las multas impuestas al Ayuntamiento

Pocos años funcionó el polígono industrial de O Reboredo antes de la estación depuradora de aguas residuales construida para darle servicio se revelase insuficiente. Los empresarios radicados en la zona y los vecinos que sufrían el deterioro del arroyo Carballo, al que vierte directamente la depuradora, reclamaron durante años su ampliación antes de obtener respuesta. En 1998, el Ayuntamiento y la Consellería de Industria prometían poner manos a la obra para ampliar la depuradora y adaptarla al volumen real de residuos que recibía.

Pero la contratación de las obras se retrasó y su ejecución también, así que hasta el 2002 no entró en servicio la depuradora ampliada, después de una inversión de 85 millones de pesetas. Con aquellas obras ya en marcha, pero todavía sin terminar, de la depuradora salió un vertido contaminante que mató 2.000 peces en el Cabe, río en el que desemboca el arroyo Carballo.

Hace tiempo que el mal funcionamiento de la depuradora es no para el Ayuntamiento de Monforte no solo un problema ecológico, sino también económico. Aunque el polígono de O Reboredo es propiedad de Suelo Industrial de Atlántico (SEA), la sociedad heredera de Sigalsa y participada por el Ministerio de Industria y, en menor medida, por la Xunta, el Ayuntamiento es el responsable de la depuración de los residuos que genera. En el 2012, el Ayuntamiento pagó por uno de estos episodios de vertidos contaminantes una multa de 118.000 euros impuesta por la Confederación Hidrográfica Miño-Sil. Con solo 20.000 euros más se va a hacer esta nueva ampliación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Una reforma devolverá eficacia a la depuradora del polígono