Dora Romaguera, investigadora en nutrición: «La gente es muy extrema. Veo entre madres jóvenes que parece que si uno come una galleta va a morir y tampoco es eso»

Laura Inés Miyara
Laura Miyara LA VOZ DE LA SALUD

VIDA SALUDABLE

Dora Romaguera es investigadora del Instituto de Investigación Sanitaria Illes Balears (IdISBa) y CIBER Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBEROBN).
Dora Romaguera es investigadora del Instituto de Investigación Sanitaria Illes Balears (IdISBa) y CIBER Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBEROBN).

La especialista, una de las mejores científicas del país, insiste en la necesidad de recuperar el patrón alimentario de la dieta mediterránea para prevenir la diabetes, la obesidad y el cáncer

25 jun 2022 . Actualizado a las 16:12 h.

Que los alimentos que comemos tienen un impacto en nuestra salud a largo plazo es un hecho tan conocido, que no lo cuestionamos. Pero no siempre está tan claro cómo y cuándo nos afecta la comida. Aspectos como la crononutrición (cuándo comemos a lo largo del día), la combinación de los nutrientes y el grado de procesamiento de los productos que forman parte del patrón de nuestra dieta pueden jugar un papel crítico en el desarrollo de enfermedades crónicas como la diabetes, e incluso en algunos cánceres como el colorrectal.

Entender todos estos factores es algo muy complejo. Tras décadas de estudios, comienzan a verse algunas respuestas y las recomendaciones médicas se basan en evidencia cada vez más sólida. Esto es gracias al trabajo de científicos como la doctora María Adoración Romaguera Bosch, conocida en el mundo académico como Dora.

Ella es investigadora responsable del grupo de investigación Epidemiología Nutricional y Fisiopatología Cardiovascular (NUTRECOR) del Instituto de Investigación Sanitaria Illes Balears (IdISBa) y jefa de grupo del CIBER Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBEROBN). Recientemente, cuando se publicó la clasificación de las 5.000 mejores científicas españolas y extranjeras según los criterios de la base de datos de Google Scholar, Romaguera quedó posicionada entre las 100 primeras, un logro que atribuye a sus colaboraciones internacionales con el Imperial College London en investigaciones de gran alcance.

—Enhorabuena por el reconocimiento al impacto de tus investigaciones en epidemiología nutricional. ¿Qué es lo más importante que han descubierto tus equipos de trabajo con respecto a la forma en que comemos?

—Como investigadora es importante tener colaboraciones a nivel internacional y yo tuve la suerte de poder tener una estancia de cuatro años trabajando en Londres. Sigo trabajando con ellos y esto hace que tenga publicaciones conjuntas con su equipo de trabajo. Tienen evidencia muy concluyente. Por ejemplo, hice alguna investigación de dieta mediterránea y diabetes que tuvo bastante impacto. Porque durante muchos años se pensaba que la dieta mediterránea provocaba diabetes. Se hacía esta asunción que en realidad no tiene validez científica, basada en que en el mediterráneo hay mucha obesidad, lo cual es cierto. Somos cada vez más obesos en España, Italia, Grecia. Sobre todo los niños. Y la dieta mediterránea tiene mucho aceite de oliva, que es una grasa. Siguiendo la política antigua de demonización de la grasa, se llegó a la conclusión de que la dieta mediterránea, debido al alto contenido de grasa, provocaba obesidad, lo cual no puede estar más lejos de la realidad, porque en nuestras investigaciones en Europa vemos todo lo contrario. Los que comen más dieta mediterránea tienen menos riesgo de desarrollar obesidad. De ahí la importancia de este tipo de publicaciones.