El presidente de Túnez justifica la prolongación del golpe de Estado asegurando que el Parlamento es hoy «una amenaza para el país»

La Voz REDACCIÓN

INTERNACIONAL

Kais Saied, presidente de Túnez
Kais Saied, presidente de Túnez ZOUBEIR SOUISSI

Kaïs Saied ha incrementado sus contactos con los países árabes en busca de asistencia financiera para mitigar la crisis económica del país

25 ago 2021 . Actualizado a las 11:48 h.

El presidente tunecino, el populista Kaïs Saied, aseguró hoy que el Parlamento nacional constituye «una amenaza para el país» y justificó con ello su decisión de no restablecer la normalidad democrática que dinamitó el pasado 25 de julio al suspender por un mes sus funciones, destituir al jefe del Gobierno, retirar la inmunidad a los diputados y arrogarse poderes excepcionales.

En declaraciones tras una reunión con el ministro de Comercio, Mohamad Bousaid, el mandatario ultraconservador acusó asimismo a los partidos políticos de maniobrar para forzar la subida del precio de ciertas materias primas y aseguró que su intención es «poner de rodillas al pueblo tunecino».

Respecto a las medidas excepcionales, han sido prorrogadas porque existe una amenaza inminente. Es un peligro persistente. Las actuales instituciones políticas, en la manera que ahora funcionan, suponen un peligro persistente para el estado. «El Parlamento mismo es un peligro para el estado», recalcó Saied, al que diversos partidos políticos recriminan haber adoptado una tendencia absolutista.