Kavanaugh afronta el último escollo

El Senado ratificará este sábado su nombramiento como juez del Supremo si el demócrata Joe Manchin mantiene su apoyo al jurista, acusado de asalto sexual y alcoholismo

La actriz Amy Schumer (de verde) y la modelo Emily Ratajkowki (con camiseta blancan) fueron dos de las más de 300 mujeres detenidas en la protesta contra la designación de Kavanaugh
La actriz Amy Schumer (de verde) y la modelo Emily Ratajkowki (con camiseta blancan) fueron dos de las más de 300 mujeres detenidas en la protesta contra la designación de Kavanaugh

NUEVA YORK / CORRESPONSAL

El Senado de Estados Unidos comenzó este viernes un debate de treinta horas de duración sobre la polémica confirmación de Brett Kavanaugh, como juez del Tribunal Supremo. En el resultado de la votación preliminar, la balanza se inclinó hacia los republicanos por 51 votos a favor y 49 en contra, unas cifras que de repetirse este sábado, permitirían el desembarco del magistrado en la Corte Suprema a pesar de las tres denuncias por abuso sexual que le salpican. «Muy orgulloso del Senado de EE.UU.», celebró Donald Trump en Twitter.

Algunos de los votos conservadores clave, como los Jeff Flake, Susan Collins o el demócrata Joe Manchin, se decantaron por el sí, mientras que la republicana por Alaska Lisa Murkowski, se mantuvo en el no. Si los números se mantienen, Kavanaugh no tendría problemas en la batalla final; una votación que tendrá lugar este sábado en la Cámara Alta.

Los legisladores sin embargo, aguantarán la respiración hasta el último momento. Flake aseguró que su decisión es firme a menos que ocurra algo «grande» en las próximas horas. Teniendo en cuenta la presión existente no sería algo descartable. Decenas de personas se concentraron este viernes a las puertas de los despachos de varios senadores para pedir el voto en contra del magistrado, horas antes, más de 300 manifestantes fueron detenidos por disturbios en los alrededores del Supremo. «Las gritonas del ascensor son profesionales pagadas por (George) Soros» acusó sin pruebas el presidente de EE.UU. No es la primera vez que Trump carga contra el multimillonario, es más, en Fox News calificaron a Soros de «títere».  

Temperamento judicial

Además, voces tan importantes como la del juez retirado del Supremo John Paul Stevens se mostraron en contra de la confirmación de Kavanaugh. Stevens, republicano y nominado por el presidente Gerald Ford, aseguró que el nominado demostró «vicios potenciales» en su reciente audiencia en el Senado. El juez de 98 años apoyó así las reclamaciones del Colegio Oficial de Abogados de Estados Unidos y de más de 2.400 profesores de Derecho que llamaron a sus representantes políticos a no confirmar a Kavanaugh por no tener el temperamento judicial necesario para el cargo que aspira a ocupar.

El aludido se defendió de las «acusaciones erróneas» a través de un editorial en The Wall Street Journal, donde reiteró su «independencia e imparcialidad».  

Compañeros de juerga

Después de sus palabras, tres excompañeros del magistrado en la Universidad de Yale dieron un paso al frente: «Fuimos compañeros de bebida de Kavanaugh y no creemos que deba ser confirmado», aseveraron en un artículo en The Washington Post. Entre otras razones, dicen que el magistrado mintió bajo juramento en el Senado, sobre sus hábitos pasados con la bebida.

George Soros, otra vez en la diana

f. e.
Soros, durante una charla en la Universidad de Columbia
Soros, durante una charla en la Universidad de Columbia

Bestia negra del ala conservadora, Trump le acusa de estar detrás de las manifestaciones contra el nombramiento de Kavanaugh

George Soros (Budapest, 1930) está en el ojo del huracán, aunque a él lo que le gusta es moverse entre bambalinas. Este viernes, el mismísimo Donald Trump usó su Twitter para ponerlo en el centro de la diana como presunto promotor de las manifestaciones en Washington, Nueva York y otras ciudades estadounidenses contra el nombramiento de Brett Kavanaugh como nuevo juez del Tribunal Supremo. «Los muy groseros gritones de los ascensores son profesionales pagados que solo buscan hacer que los senadores se vean mal», acusó el presidente al millonario de origen húngaro. «Vean todas las pancartas iguales, hechas por profesionales y pagadas por Soros y otros», acusó sin aportar más pruebas al respecto.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Kavanaugh afronta el último escollo