Trump se deshace del radical Bannon

Adriana rey NUEVA YORK / CORRESPONSAL

INTERNACIONAL

BRENDAN SMIALOWSKI | AFP

El jefe de Gabinete impone su ley y prescinde del considerado principal filtrador

19 ago 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Y finalmente, cayó. Tras días en la cuerda floja, las sospechas se confirmaron ayer. El populista de extrema derecha y estratega jefe del presidente Steve Bannon está fuera de la Casa Blanca. Su cese se produce después de sus declaraciones a la web liberal American Prospect en las que no solo criticaba a varios de sus colegas del ala oeste, sino que desafiaba a su propio jefe, insultando sorprendentemente a los mismos supremacistas blancos que horas antes Donald Trump había defendido, en plena polémica por los ataques racistas de Charlottesville. «Veremos qué pasa con Bannon», había anunciado el presidente a principios de semana. El hombre de cabellera gris y andar peculiar, que se describe a sí mismo como «un nacionalista económico», ha durado poco más de seis meses en la Administración Trump.

Diversas fuentes apuntan a que dicha entrevista «enfureció» al neoyorquino, quien ya llevaba tiempo incómodo con el cerebro de su triunfo electoral, tras conseguir el apoyo de una amplia base de votantes ultraconservadores que supo manejar desde su poder en la sombra. 

Triunfo de Kelly

La salida del estratega jefe y guardián del mensaje populista de Trump demuestra además que el nuevo jefe de Gabinete, el general retirado John Kelly, tiene amplia autoridad para limpiar una casa que ha sido objeto de luchas internas y decenas de filtraciones achacadas principalmente a Bannon. El ultra no dudó en dar información a los medios en su guerra contra el yerno del presidente, Jared Kushner; el asesor de Seguridad Nacional, H. R. McMaster y el propio Kelly, quien ya advirtió que él no toleraría las maquinaciones del exdirector el altavoz de la alt-right Breitbart News.