Moscú se muda a la City

Gabriel Fraga de Cal

INTERNACIONAL

Más de 400 millonarios rusos viven actualmente en el Reino Unido

10 mar 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

La invasión rusa en Ucrania ha elevado el tono de la diplomacia internacional a niveles de la guerra fría. Sin embargo, y pese a reconocer que Rusia ha violado el derecho internacional, el Reino Unido aplica la mesura y descarta las sanciones económicas. El Gobierno de David Cameron teme que Londres salga peor parada que Moscú.

En medio de la tormenta provocada por la ocupación de Crimea, la foto de un documento oficial revelaba las verdaderas intenciones del primer ministro británico para con Rusia. En el papel, en manos de un importante asesor de seguridad del Gobierno, se podía leer: «El Reino Unido no debe apoyar sanciones de tipo comercial o cerrar el centro financiero de Londres a los rusos».

Paralelamente a la filtración, y en contraste con el documento, David Cameron aseguraba a los medios que Rusia «podría enfrentarse a presiones de tipo diplomático, político y económico». No obstante, el premier tiene las manos atadas, no solo por la importancia de las inversiones rusas en el Reino Unido, sino por el gran capital británico en manos de compañías rusas.