Silvio Berlusconi, condenado por corrupción por comprar sentencias

El Constitucional decide hoy sobre la ley de inmunidad de los cuatro altos cargos del Estado


No pasan por buen momento las relaciones de Silvio Berlusconi y la Justicia. A pocos días de la reunión del Tribunal Constitucional que tiene que decidir hoy sobre la ley de inmunidad a los cuatro altos cargo del Estado, el Tribunal de Milán consideró el sábado a Berlusconi corresponsable de corrupción por «comprar veredictos favorables», lo que llevó a su grupo Fininvest a conseguir el control de la editorial Mondadori. Por ello, el tribunal lo obliga a pagar casi 750 millones de euros, la mayor indemnización de la historia de Italia, al perjudicado holding CIR.

En las motivaciones de la sentencia, el juez Raimondo Mesiano justifica el pago del resarcimiento económico por el principio de responsabilidad civil de las compañías de capital, ya que considera «absolutamente impensable» que el representante legal del grupo de Il Cavaliere no supiera del ingreso de una cantidad de dinero para sobornar a un juez en el proceso que concedió a Berlusconi el control de la editorial Mondadori.

Los hechos, que se remontan a principios de los años noventa, explican la rivalidad que existe entre el presidente del Gobierno italiano y Mario De Benedetti, propietario del periódico La Repubblica , muy crítico con la política de Silvio Berlusconi. El grupo Fininvest, de Il Cavaliere, y CIR, de De Benedetti, en la época accionistas de Mondadori, recurrieron a los tribunales para decidir quién tenía derecho a las acciones de la familia Formenton, heredera de Arnoldo Mondadori. En 1990, un tribunal dio la razón a De Benedetti, que había llegado a un acuerdo con la familia antes de que esta cambiase de opinión a favor de Berlusconi. El posterior recurso fue ganado por Fininvest en 1991.

Escándalo

Más tarde, el caso fue reabierto por la vía penal tras la sospecha de irregularidades. En el 2007, el abogado de Berlusconi, Cesare Previti, fue condenado por el Tribunal Supremo a un año y seis meses de cárcel por sobornar a uno de los magistrados, pero pese a juzgar que la sentencia fue «comprada», Berlusconi salió indemne al estar prescrito el delito.

El Tribunal Constitucional

Este nuevo escándalo ha calentado todavía más la situación política, pues hoy se reúne el Tribunal Constitucional para estudiar el Laudo Alfano, la ley de inmunidad que paralizó el proceso judicial contra Silvio Berlusconi por el caso del abogado David Mills, por el que el inglés fue condenado en febrero a seis años de prisión por mentir a favor de Il Cavaliere en un juicio contra este. Si la ley es derogada, el presidente Berlusconi podría ser imputado por corrupción.

El presidente de la Cámara de Diputados, Gianfranco Fini, beneficiario también de la inmunidad, decidió el pasado día 2 renunciar a ella para que siguiera adelante una querella que le interpuso un fiscal. La decisión fue interpretada como un gesto para distanciarse algo más de Berlusconi.

El fallo de resarcimiento conocido ahora ha sido acogido de modo muy distinto en el sector económico italiano, que ha castigado a Fininvest y a Mondadori con una caída de sus títulos en la Bolsa de Milán, donde llegaron a perder hasta el 6,30% de su valor. CIR registró una subida del 18,70%, la mayor del día.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Silvio Berlusconi, condenado por corrupción por comprar sentencias