Cuentos de los hermanos Grimm: Google recuerda con Caperucita doscientos años de moralejas

Las inocentes historias de Jacob y Wilhelm Grimm no fueron siempre historias aptas para los más pequeños. En sus orígenes fueron relatos duros y descarnados que rozaban el sadismo. La primera edición de los cuentos de los hermanos alemanes se publicó hace hoy 200 años, el 20 de diciembre de 1812


Los cuentos de los hermanos Grimm llevan dos siglos generando sueños y repartiendo lecciones de vida. Caperucita Roja, Blancanieves, Cenicienta. Pocas historias modelaron tanto la imaginación del género humano como los cuentos de los hermanos Grimm, que este jueves cumplen 200 años convertidos en un tesoro cultural que va más allá de religiones, modas, países y edades. Para celebrar este bicentenario Google ha plantado una original Caperucita en el medio y medio de su página principal. Se trata de uno de sus habituales doodles, logotipos modificados de forma creativa y divertida por el buscador para conmemorar determinadas fechas significativas.

«Son nuestro Antiguo Testamento», resumió recientemente el escritor alemán Martin Walser con respecto a los cuentos de los hermanos Grimm. Desde esa primera edición, los cuentos de de los hermanos Grimm se tradujeron a más de 170 lenguas y están considerados uno de los libros más difundidos en el mundo y la obra más influyente de la literatura alemana en el exterior junto con la Biblia de Lutero. Por si esto fuera poco, desde el 2005 son parte del Programa Memoria del Mundo de la UNESCO.

¿Cómo se explica tal éxito de los cuentos de los hermanos Grimm? «Sus cuentos tratan diversos conflictos de una forma ejemplar. Los problemas se resuelven desde una visión optimista del mundo, desde un principio de esperanza», explica Hans-Jörg Uther, experto en los hermanos Grimm. Para el profesor Holger Ehrhardt de la Universidad de Kassel, donde los hermanos Grimm vivieron y escribieron parte de su obra, «el ser humano contó cuentos y mitos a sus niños desde siempre por razones pedagógicas». La narración ofrecía a los niños lecciones de vida «y a los adultos explicaciones sobre fenómenos naturales como el rayo».

Los hermanos Grimm, Jacob (1785 a 1863) y Wilhelm (1786 a 1859), comenzaron a recopilar y reescribir antiguos cuentos de hadas en 1806 después de conocer a los escritores románticos Clemens Brentano y Achim von Arnim, también dedicados por entonces a investigar textos populares. La búsqueda no se limitó a fuentes escritas. Los hermanos Grimm rastrearon bellas heroínas, brujas, hadas y pócimas en numerosos relatos orales de amigos y colaboradores en la region de Kassel, en el centro de Alemania.

La primera edición de los cuentos de de los hermanos Grimm quedó lejos de ser un éxito: la descripción explícita de algunos pasajes escabrosos y los apuntes científicos de los autores «no ayudaban precisamente a conquistar un público amplio», explica la web del aniversario. Los hermanos tuvieron que adaptar sus textos, suavizar escenar y suprimir los contenidos más duros para que pudieran convertirse en los grandes clásicos que hoy en día son.

Cómo eran los originales cuentos de los hermanos Grimm

El mayor de los hermanos Grimm, Jacob, vio cumplido su objetivo de salvar del olvido cuentos de la tradición oral y dejó de lado la obra. Pero Wilhelm supo ver el potencial del libro para el público infantil y dedicó los años siguientes a revestir los textos del estilo romántico que los inmortalizó. Buen ejemplo de esa transformación es el cuento de Caperucita Roja. La versión de los cuentos de los hermanos Grimm elimina los pasajes más violentos y eróticos de la leyenda original, en la que el Lobo invita a la niña a acostarse con él y a comer carne de la abuela asesinada, y añade el final feliz que todos conocemos.

El aburguesamiento de la tradición popular y el hecho de que las versiones de los hermanos Grimm terminaran haciendo olvidar los relatos originales siguen siendo hasta hoy las principales críticas a los cuentos de los hermanos Grimm. La edición de 1857 de los cuentos de los hermanos Grimm comenzó a perfilarse ya como best-seller. De los cerca de 200 cuentos, algunos tienen apenas una decena de líneas y otros varias páginas. La mayoría describe cómo un protagonista virtuoso -casi siempre femenino- se encuentra con el mal y termina venciéndolo. La mitad de los cuentos de los hermanos Grimm comienza con el famoso: «Érase una vez».

Pero el legado de los hermanos Grimm no se limita a la recopilación de historias tradicionales. Ambos fueron reconocidos filólogos que dejaron aportes significativos en campos como gramática comparada y lingüística. Considerados los fundadores de la Filología Alemana, redactaron el Deutsches Wörterbuch, un ambicioso diccionario alemán, y dejaron la llamada Ley de Grimm sobre cambios fonéticos que sigue estudiándose hoy en las Universidades de Letras.

Alemania aprovechará el aniversario para recordar esas diferentes facetas y los cuentos de los hermanos Grimm durante el año Grimm 2013. Los organizadores esperan más de 100.000 visitantes a una amplia oferta de exposiciones, festivales de teatro y seminarios en Kassel y otras ciudades del país.

Doodle

Los doodles son literalmente «garabatos», dibujos, logos animados, vídeos... empleados por Google para celebrar acontecimientos u homenajear a personajes relevantes.Google seguirá «sorprendiendo con los doodles», según afirmó hace unos días Mike Dutton, miembro del equipo doodler.Los doodles son los modificaciones del logo de Google con ocasión de aniversarios, días conmemorativos o fechas históricas señaladas a través de ilustraciones o vídeos. El primero de estos vídeos fue el dedicado al 70º aniversario del nacimiento de John Lennon.

Son motivo de homenaje por Google desde artistas, como es el caso de Keith Haring, científicos como Ramón y Cajal o el aniversario de «La Pepa».

Antes de estos, también tuvieron su homenaje en Google el creador de la guitarra Les Paul por su 96º aniversario, el 60º aniversario de la publicación de la primera obra del clásico de ciencia ficción Stanislaw Lem, el 176 aniversario del nacimiento de Mark Twain a través de Tom Sawyer, el cumpleaños de Freddie Mercury con su Don´t stop me now, Borges contemplando su extenso mundo narrativo o el matemático francés Pierre Fermat con una ilustración de su último teorema.En el siguiente vídeo se puede ver una recopilación hecha por Google de alguno de sus «garabatos» animados más célebres:

La idea del Doodle surgió en el año 1998 antes de que se constituyese la empresa, cuando Larry y Sergey, los fundadores de Google, jugaron con su logo corporativo para confirmar su asistencia al Burning Man festival. El resultado fue el primero de más de mil doodles, de los que el último, hasta hoy, era el dedicado al ballet El Cascanueces en su 120º aniversario. A ese le precedieron en el tiempo los doodles dedicados a la matemática precursora de la informática Ada Lovelace, el homenaje que rindió Google en el 107 aniversario de la obra de Winsor McCay, Little Nemo in Slumberland, el primer clásico de la historia del cómic, o la autofelicitación en forma de pastel de chocolate con la que Google celebró su llegada a la adolescencia el pasado 27 de septiembre, día en que se cumplían 14 años de su creación a manos de Sergey Brin y Larry Page.

Más información:

Peter Carl Fabergé decora con sus Huevos Imperiales las cinco letras de Google

Robert Moog ameniza las búsquedas de Google con su sintetizador

Howard Carter se reencuentra con la tumba de Tutankamón en Google

Keith Haring: el doodle pop y callejero de Google

Google se rinde a Ramón y Cajal

Gideon Sundback abre la cremallera de Google

Robert Doisneau y Google se besan en el doodle

Eadweard Muybridge, el hombre que retrataba a los caballos, homenajeado en el doodle de Google

Ludwig Mies Van der Rohe construye el doodle de Google

Juan Gris, el artista cubista, protagonista en el doodle de Google

Ya es primavera en Google

Google celebra el aniversario de «La Pepa»

Akira Yoshizawa pliega las letras de Google

El Día de la Mujer colorea las letras de Google

La Biblioteca Nacional de España sopla 300 velas en Google

Heinrich Rudolf Hertz propaga sus ondas por Google

Luis Coloma inventa el Ratoncito Pérez entre las letras de Google

Charles Addams y su tenebrosa familia, en el doodle de Google

«Let it snow», la Navidad llega a Google

Mark Twain y su Tom Sawyer pintan en una valla las letras de Google

Stanislaw Lem ve homenajeado por Google su mundo cibernético y utópico

Do a barrel roll: Google da un giro de 360 grados

Freddie Mercury se marca un doodle musical en Google

Jorge Luis Borges y su cuento póstumo en la portada de Google

Pierre de Fermat, el matemático francés, inmortalizado por Google

«Lunar eclipse» imita el fenómeno astronómico en Google

Les Paul convierte Google en una guitarra

John Lennon imaginaría con este doodle el logo de Google

Agatha Christie escribe un crimen en Google

Google celebra la victoria de «La Roja» en el Mundial de Sudáfrica

Frida Kahlo dibuja un autorretrato en Google

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Cuentos de los hermanos Grimm: Google recuerda con Caperucita doscientos años de moralejas