El Celta, a dar el paso definitivo

Los vigueses, con el estreno de Iván Villar como titular, persiguen un triunfo clave en El Sadar con el hándicap de no haber ganado aun a un recién ascendido


vigo / la voz

El Celta necesita dar el paso definitivo en Pamplona para evitar agobios propios de las jornadas de transistores que se avecinan. A falta de tres fechas para la conclusión, los de Óscar García Junyent están ante su gran oportunidad para acercarse a la cumbre de la permanencia. Tanto, que un triunfo en El Sadar unido a una derrota del Mallorca en el Pizjuán en la noche electoral sellaría matemáticamente un noveno año consecutivo entre los grandes del fútbol español.

Óscar: «Dependemos de nosotros, está en nuestra mano»

Pero el asalto a la cima está lleno de dificultades. La primera, el gen competitivo de Osasuna, que el miércoles se quedó en Pamplona y no compareció en el Vilamarín pero que hoy aflorará con toda probabilidad en el feudo navarro aunque los rojillos ya no tengan objetivos deportivos entre manos.

La segunda incógnita mira hacia la portería celeste. Iván Villar es un portero de plenas garantías y no existen dudas sobre su valía, pero su bagaje en Primera División apenas sobrepasada el centenar de minutos y hace 38 meses que no inicia un partido en la élite. Su tranquilidad y su buena mano del pasado martes al tiro cruzado de Lemar invitan al voto de confianza.

La tercera dificultad habla de los problemas del Celta con los equipos del segundo tramo de la tabla y especialmente con los recién ascendidos como es el caso de Osasuna. Hasta la fecha los vigueses no le han ganado a ninguno de los tres novatos (un punto con el Granada y otro con el Mallorca como botín). Con los navarros también empataron en la primera vuelta en la noche de Reyes en un desangelado Balaídos.

La cuarta arista aparece a cientos de kilómetros de distancia, en la sala VOR con De Burgos Bengoetxea como amenaza. Cuando menos resulta chocante que tres partidos después de inventarse un penalti en Mallorca el vizcaíno vuelva a cruzarse en el camino del Celta.

Para superar esta sucesión de obstáculos Óscar García Junyent podría decantarse por mantener la defensa de cinco, que le da consistencia al equipo, con Araujo como novedad en el centro de la zaga en sustitución del sancionado Murillo. En la banda derecha Kevin podría entrar como refresco de Hugo Mallo, aunque el capitán tuvo uno de sus mejores días recientes ante el Atlético. A favor de la idea de los tres centrales juega el fútbol de Osasuna, con muchos centros laterales y con la opción de que Jagoba Arrasate coloque a dos nueves como Arnáiz y Adrián, con el recuperado Enric Gallego como torre de refresco. Rubén García y Cardona son las bajas rojillas.

Y para atacar, con toda probabilidad el Celta recuperará la brújula de Rafinha desde el principio después de iniciar la contienda ante los colchoneros en el banquillo. Para el ataque la duda estriba entre Santi Mina y Smolov, pero en las últimas dos salidas (Anoeta y Mallorca) el vigués ha sido el elegido.

Una formación que por encima de todo debe dejar patente en el campo que al Celta le va la vida y que Osasuna ya puede pensar en unas merecidas vacaciones. Hacer de la obligación virtud para comenzar a divisar la permanencia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

El Celta, a dar el paso definitivo