La receta de la competitividad

m. V. F. / l. m. r. VIGO / LA VOZ

GRADA DE RÍO

Pepe Torres

Patxi Salinas, De Lucas y Madó González analizan cómo ha recuperado el Celta el gen competitivo

05 mar 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

«Este equipo puede y tiene que competir mucho mejor», advertía Óscar García Junyent ya el mismo día de su presentación como entrenador del Celta tras el cese de Fran Escribá. El catalán tenía claro desde el primer momento que ese era un déficit que les estaba pasando una cara factura y que urgía ponerle solución. Esta semana volvía a recordar que solo con la calidad no se ganan partidos en Primera, sino que hace falta esa competitividad que, bajo su dirección, el grupo ha ido recuperando y que poco a poco se va reflejando en los resultados.

Pero, ¿cómo se consigue recuperar el gen competitivo que los vigueses parecían haber perdido durante tantas semanas? El excéltico Patxi Salinas, siempre caracterizado por su garra y carácter sobre el terreno de juego, cree que «con la plantilla excepcional que tiene el Celta, con esos grandes jugadores de calidad, ese gen es fácil de coger». Entiende que una mala dinámica puede desencadenar que se pierda como les llegó a ocurrir a los vigueses, pero factores como «un cambio de entrenador, un cambio de sistema y una idea nueva» pueden haber contribuido e recuperarlo, aunque con un período de adaptación por medio que ha retrasado la llegada de las buenas sensaciones.

 

El papel de los líderes

La psicóloga deportiva Madó González aborda la cuestión desde la parcela mental. «La competitividad tiene un cierto componente genético y es evidente que hay personas más competitivas que otras, pero es una faceta que se puede trabajar, como otras muchas de la personalidad o del comportamiento de un grupo», plantea. A su juicio, que haya habido futbolistas que hayan asumido un rol de liderazgo -Rafinha comentaba la semana pasada que se siente cómodo en ese papel, lo mismo que Iago Aspas- también ha sido clave en el resurgir del Celta en esta faceta.