Una relación epistolar

El Concello informará por carta al Celta del arreglo de los asientos de Río Bajo y de la futura obra de la grada de Marcador


Vigo

A falta de palabras, letras. Como Concello y el Celta no se hablan, las notificaciones son el único canal de información directo, pero no la única manera exclusiva de comunicarse porque de un tiempo a esta parte la Federación de Peñas del club se ha convertido en una especie de interlocutor. Un casco azul con mochila de cartero. Abel Caballero, el alcalde, no solo le llama a consulta y le informa, sino que incluso le ha prometido un local en los bajos de Tribuna, el preciado lugar que el club anhela para la parte comercial y que no puede utilizar por falta de acuerdo.

Hace más de un año que no existe contacto directo entre el Celta y el Concello de Vigo. El club ha dejado de asistir a la comisión de la reforma del estadio por entender que ninguna de sus propuestas encontraba eco y que ninguno de los acuerdos tomados llegaba a convertirse en realidad. Al menos en la condiciones pactadas. El alcalde, por su parte, siempre ha evitado la confrontación con el Celta, incluso cuando el asiento del presidente en el palco de Balaídos quedó vacío tras anunciar el club la ruptura de relaciones.

En este escenario la Federación de Peñas se ha convertido en una especie de tercera vía. A ellos se ha dirigido el Concello para organizar una visita a los asientos de Río Bajo cuya reducida separación entre los asientos ha sido objeto de la última disputa y a ellos les informó en primera personas, y en habituales reuniones, de las medidas a tomar. «El espacio entre filas en Río Bajo se aumentará entre 15 y 18 centímetros -les comentó en la reunión de la tarde del martes-. Esa actuación quedará para el próximo verano con el fin de no entorpecer el desarrollo de la actual campaña», les anunció el alcalde, que además precisó que «en los sitios donde se adelanta mucho el asiento hay que hacer un nuevo soporte».

La segunda novedad de la que fueron informados los peñistas hace mención a la obra de la grada de Marcador. «Será licitada de inmediato (se apunta a diciembre) y en mayo comenzará la obra», informó Caballero.

De estas dos decisiones está al corriente el Celta, que mantiene una fluida relación con su Federación de Peñas, pero del Concello tendrá constancia oficial a través de una carta según informó el alcalde. «O rexedor avanzou o envío ao Celta da previsión de remodelación de Río Baixo para que poidan reubicar aos aboados», reza un comunicado.

Se desconoce si el club recibirá información por escrito de la resolución de la alcaldía de habilitar para los peñistas un «importante local» en los bajos de Tribuna. «Queremos que tengan un local digno», aseguró el regidor.

La decisión, al margen de las necesidades de la entidad que preside Pepe Méndez, parece reñida con la situación actual de los bajos del exterior Balaídos. Una de las pretensiones del Celta era contar con la mayor parte del perímetro del estadio para bajos comerciales pero tan solo dispone desde la reforma de tribuna de un local para la tienda oficial del club ya que la falta de acuerdo, y entendimiento, ha bloqueado una hipotética negociación al respecto por el resto de los espacios. Un aspecto que seguramente no se arregle en ninguna epistolar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Una relación epistolar