Iago Aspas recupera su esencia

Xosé Ramón Castro
x.r.c. VIGO

GRADA DE RÍO

M.MORALEJO

El 10 no solo rompió su sequía goleadora ante el Athletic, sino que duplicó su número de remates e intervenciones en el juego, además de evidenciar su influencia en el fútbol de ataque del Celta

08 oct 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Iago Aspas está de vuelta, no solo por marcar el gol de triunfo ante el Athletic y acudir al rescate de su Celta otra vez en un momento comprometido, sino porque sus números del domingo comienzan a parecerse a los habituales del 10 celeste. En términos globales el moañés firmó su mejor actuación de este curso. «Es importantísimo que Aspas haya vuelto a marcar y que, además, haya generado varias ocasiones claras de remate ante su portero», comentó Fran Escribá, que en más de una ocasión mostró su total tranquilidad con la sequía que arrastraba el goleador celeste.

La mayor diferencia de la productividad del diez aparece en sus disparos a portería en una temporada en donde el juego de ataque del Celta no termina de ser fluido. Aspas llevaba cinco partidos sin disparar al arco rival en más de una ocasión. Esa fue su estadística ante Eibar, Atlético de Madrid y Granada, y solo empeorada en el partido de Sevilla y en la contienda con el Espanyol. De esa situación pasó a los seis remates ante el Athletic Club. Uno de ellos terminó en gol de cabeza (el curso pasado anotó tres de esa parte del cuerpo), otro a un palmo de la cepa del poste, también de cabeza, y un tercero fue bloqueado por Íñigo Martínez cuando el balón ya se dirigía al fondo de las mallas. Aspas protagonizó casi el 50 % de los remates de su equipos, que fueron 13 en total.

Los seis remates son la cifra más alta del moañés en un partido de esta temporada superando los cuatro que había probado ante el Valencia, en el otro triunfo del conjunto celeste. Ante el Real Madrid, en un partido de juego abierto, también probó fortuna en tres ocasiones.