Tensión laboral en las torres de control aéreo privatizadas, como las de Vigo y A Coruña

GALICIA

Aeropuerto de Santiago, en imagen de archivo.
Aeropuerto de Santiago, en imagen de archivo. XOÁN A. SOLER

El despido de dos trabajadores en Peinador pone de manifiesto los problemas entre el personal aeroportuario

13 abr 2022 . Actualizado a las 12:15 h.

Las dos empresas que gestionan las doce torres de control privatizadas por Aena acumulan cinco despidos en cinco años entre los profesionales que gestionan los vuelos, todos ellos por motivos disciplinarios. Los tres casos juzgados hasta ahora (dos en Fuerteventura y uno en Valencia) se han declarado improcedentes, mientras que los dos despidos que se han registrado este año en la torre de Vigo van ya camino de los juzgados.

Los controladores aéreos tienen firmado por contrato la imposibilidad de hablar sobre su trabajo, con lo que sus quejas han empezado a convertirse en denuncias judiciales. La representación profesional del colectivo que trabaja en las doce torres privatizadas (entre ellas la de Peinador y Alvedro) aluden a un alto nivel de tensión laboral y presión interna ejercidas desde las empresas concesionarias para ajustarse a los márgenes de beneficios esperados, llamativamente bajos en algunos casos, y evitar sobrecostes por conceptos de trabajo extras.

El despido de una controladora del aeropuerto de Vigo ocurrido en enero, al que se ha sumado un segundo ahora, llegó tanto al Congreso como al Senado de la mano de partidos como el BNG o Compromís, formación esta que mantiene que la medida disciplinaria tuvo como «único objeto» presionar ante la negociación del convenio colectivo del personal de las torres privatizadas.