Transportes ya ha terminado el texto base del real decreto que regulará los descuentos en la AP-9

Pablo González
pablo gonzález REDACCIÓN / LA V0Z

GALICIA

El peaje de Teo, en la AP-9
El peaje de Teo, en la AP-9 Álvaro Ballesteros

La normativa, que debería entrar en vigor en julio, se someterá al dictamen de los servicios jurídicos y del Consejo de Estado

16 jun 2021 . Actualizado a las 10:24 h.

El Ministerio de Transportes cuenta ya con el texto base del real decreto que regulará los descuentos en la AP-9 y que, según los compromisos contraídos con la Xunta, debería entrar en vigor a lo largo del mes de julio. El armazón legal básico está ya sobre la mesa de la Secretaría General de Infraestructuras que dirige el gallego Sergio Vázquez Torrón, encargado de coordinar los trabajos y las negociaciones con Audasa. El departamento que dirige José Luis Ábalos seguirá con la hoja de ruta que tenía prevista inicialmente, pese a las reticencias de la empresa a que se tenga en cuenta el tráfico inducido que generarán las rebajas. Es decir, Transportes descontará de los ingresos de Audasa el aumento de la intensidad media de vehículos que con toda seguridad generarán los precios más asequibles de los peajes. Y este punto no se ha retirado del proyecto de real decreto, según ha podido saber La Voz.

El periplo del real decreto no queda aquí. Ahora se someterá al dictamen de los servicios jurídicos del ministerio y, después, será analizado por el Consejo de Estado. Desde ambos frentes surgirán propuestas que pueden ser tenidas en cuenta -algunas pueden ser incluso de inclusión obligada- y será probablemente necesario reformar el texto base que ya ha sido elaborado. Transportes mantiene la previsión de que entre en vigor en julio, pero todo dependerá del calado de estos cambios y de las objeciones legales que surjan de estos dos frentes. Pero también de los trámites ineludibles en el Ministerio de Hacienda, pues se trata de una inversión pública muy relevante que se prolongará hasta el 2048 -cuando termina la concesión-, lo que supone una reserva de crédito de 1.500 millones que generará obligaciones a Gobiernos futuros. En cualquier caso, el real decreto entra en su fase final previa a la aprobación en el Consejo de Ministros para legalizar las rebajas previstas: el viaje de vuelta gratuito, el 20 % de descuento para los que hagan más de 20 recorridos al mes y un descuento del 50 % entre Vigo y Tui. 

900 millones de ahorro

En su comparecencia ayer en la Comisión de Transportes del Congreso, el secretario general de Infraestructuras, Sergio Vázquez Torrón, destacó que la negativa a prorrogar concesiones de autopistas una vez terminado el plazo ha ahorrado a los usuarios de la AP-7 (Tarragona-Valencia y Valencia-Alicante), AP-1 y AP-4 unos 900 millones de euros al año. Este cálculo incluye precisamente el tráfico inducido por la gratuidad, pues en algunos casos como la AP-7 se ha incrementado de forma exponencial y lo hará más aún en el período estival que ahora empieza. Ya hay tramos que están saturados, confirman fuentes de Transportes. 

Vázquez Torrón utilizó este argumento para contrastarlo con la propuesta presentada a la Comisión Europea para comenzar a cobrar por el uso de las autovías, algo que en todo caso, confirmó, no se implementaría hasta el 2024. El alto cargo de Transportes incidió en que el actual sistema, con autopistas de peaje y el resto gratuitas, «es escasamente coherente, de difícil comprensión para los ciudadanos y que genera distorsiones territoriales», con «agravios» entre las comunidades en las que se paga y en las que no. Cree, no obstante, que abrir el debate del pago por el uso de las autovías «es bueno». «No queremos hacerlo por la puerta de atrás, sino con consenso y diálogo con los sectores implicados», añadió.

El problema, destacó, es que existe un importante déficit en la conservación de las carreteras «que es perceptible en el firme de muchas de ellas», por lo que es necesario afrontar si estos gastos los pagan todos los ciudadanos con sus impuestos o los usuarios que circulan por estas vías. «Hay necesidad de abordar un consenso sobre el modelo de la red viaria que queremos», afirmó.

A vueltas con las autovías interiores gallegas

Sergio Vázquez se refirió, a preguntas del diputado Celso Delgado (PP), a la autovía Ourense-Lugo (A-56), uno de los trazados interiores de alta capacidad que arrastra más retraso. En concreto, Delgado le interpeló por la licitación del tramo Eirasvedras-Quintela, que forma parte de la variante norte de Ourense, precisamente el proyecto que la Xunta estaba interesada en que se acometiera, pues es crucial para los accesos a la capital ourensana. El secretario general respondió que la licitación se produciría «pronto» y que se agilizarían los tramos más próximos a Ourense por tener más tráfico. Aunque reconoció que en el ministerio «estamos licitando muy poca obra nueva porque estamos priorizando la conservación», precisó. «No queremos licitar obras para que luego se paralicen, recordemos que ninguna obra del anterior Gobierno se ha terminado en plazo. Para lanzarse a la piscina de la licitación hay que asegurarse antes que hay agua», añadió.

En la otra autovía interior relevante, la que unirá Santiago con Lugo, los trabajos se han reactivado en uno de los dos tramos pendientes (Palas-Melide), mientras que Melide-Arzúa está pendiente de un modificado. Este último recorrido está previsto que se termine en el 2024.

Peaje de la autopista AP-9 en Fene

Audasa rechaza el plan de rebajas de la AP-9 y complica su puesta en marcha

carlos punzón

Audasa ha declarado oficialmente su «no conformidad» con el plan de rebajas y bonificaciones previsto por el Gobierno central para la AP-9. La concesionaria de la principal autopista de Galicia no está de acuerdo con la fórmula que le ha planteado el Ministerio de Transportes para calcular lo que debe de pagar para compensarle por lo que dejen de abonar los usuarios del vial respecto a la tarifa oficial.

Fuentes del departamento del ministro José Luis Ábalos señalan que Audasa no acepta el porcentaje de tráfico que se le quiere restar del total de usuarios de la infraestructura, resta que la Administración entiende que debe hacer ya que la empresa contará con más clientes que ahora debido a la atracción de automovilistas que ejercerá la bajada en los peajes. El viaje de vuelta gratis, el 20 % de descuento a mayores para los que hagan más de 20 recorridos al mes, u otro 50 % que no habrá que pagar entre Vigo y Tui, son medidas que el ministerio cree que atraerán mucho más tráfico a la AP-9 que Audasa no puede convertir en ingresos en su totalidad. Es lo que se denomina tráfico inducido, una línea roja declarada en el ministerio que asegura no estar dispuesto a asumir, por lo que ha decidido implantar un factor de corrección que evite que Audasa obtenga un beneficio desmedido.

Seguir leyendo