Los padres con hijos confinados pero sin covid siguen sin plan de ayudas

Manuel Varela Fariña
manuel varela REDACCIÓN / LA VOZ

GALICIA

CESAR TOIMIL

El Gobierno anunció a inicios de curso una cobertura que no se ha aprobado

23 ene 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

A principios de septiembre, los ministros Pablo Iglesias y Yolanda Díaz, ambos de Unidas Podemos, anunciaron que los padres con hijos confinados que no hubiesen dado positivo por coronavirus disfrutarían también de bajas laborales para cuidar de los menores, cubriendo así un hueco existente en el sistema. Con un tercio del curso ya consumido, y más de un centenar de aulas cerradas en los colegios gallegos, el Gobierno sigue sin aprobar un plan que dé cobertura para progenitores en esas circunstancias, al cuidado de sus hijos, pero sin posibilidad de acogerse a alguna ayuda. A pesar de que fue la ministra de Trabajo quien confirmó esta protección para los padres hace ya cuatro meses, es la cartera de Inclusión y Seguridad Social, con el socialista José Luis Escrivá al frente, la responsable de tramitar un proyecto que, según indican desde el ministerio, no está previsto aún que salga adelante.

Centenares de madres y padres se han visto afectados por estas cuarentenas desde el inicio del curso en Galicia. Una de ellas es Adela, que tiene a sus dos hijos de 8 y 5 años en casa por el positivo de uno de los compañeros del mayor. «Como non nos dan baixas tiven que traer ao avó á casa para quedar co neno. Tanto eu coma o meu marido non puidemos quedar a coidar deles», cuenta esta vecina de Bertamiráns (Ames). En la residencia de mayores donde trabaja, saturada por la presión de la pandemia, le concedieron solo cinco días de permiso para atender a los pequeños.

La madre convive además con la incógnita de si su hijo está o no contagiado, ya que lleva desde la semana pasada a la espera de que les vuelvan a contactar para acudir a hacer la PCR. «É unha situación difícil, porque traballo nunha residencia e non sei se teño un positivo na casa», admite. Además, ni el colegio ni la profesora se pusieron en contacto con la familia, más allá de los ejercicios que le remitieron a través de la plataforma Abalar.